¿Solo preparas los huevos con cáscara para hacer huevo duro? Pues sigue leyendo y ábrete a texturas diferentes que puedes conseguir cociendo huevos con su cáscara. Si los cueces sin la cáscara, también puedes preparar los famosos huevos poché.

Cociendo huevos con cáscara

1. Huevos pasados por agua

Para preparar unos huevos pasados por agua cuenta unos 3 minutos de cocción en agua hirviendo para que la clara quede ligeramente cuajada y la yema casi líquida, con esa textura gelatinosa que los hace irresistibles.

Si los añades cuando el agua está fría, espera a que empiece a hervir; deja pasar 1 minuto y retíralos. Sírvelos en una huevera de cerámica con la parte superior cortada, para poder comerlos cómodamente con una cucharita, y condimentados con sal y pimienta. En compañía de unos picatostes o unos croutons regados con aceite de oliva virgen son una estupenda opción para añadir al desayuno un montón de sabrosas proteínas.

Huevo pasado por agua

2. Huevos mollet

En este formato, el mollet, los huevos tienen la clara más sólida (aunque tampoco se cuaja del todo) y la yema semilíquida pero más cremosa que la de los pasados por agua; cuécelos unos 5 minutos en agua hirviendo para que queden en su punto. Son perfectos para servir como entrada, con unos colines de queso y olivada o sobre unas tostas de tomate, y también para completar el relleno de unas tartaletas, como estas de acelgas con un toque de pimentón.

Huevo mollet con puré de patatas
CocinaFácil

3. Huevos duros

Si cueces los huevos unos 10 minutos obtienes unos huevos duros con la clara perfectamente cocida, blanca y compacta, y la yema bien cuajada y consistente, pero jugosa a la vez.

Puedes rellenarlos a tu gusto: con atún y verduras o con alcachofas y huevas de salmón quedan de capricho, o incluirlos en recetas como la clásica ensaladilla rusa o este original áspic de tomate con espaguetis de calabacín. Prueba a esconderlos dentro de una aleta de ternera o de unos chipirones y ensártalos en brochetas si quieres sorprender a tus invitados, o añádelos a guisos tradicionales como este conejo en pepitoria que está para chuparse los dedos.

huevo cocido

4. A baja temperatura

¿Tienes un poco más de tiempo? Cuece los huevos a baja temperatura en un cazo con agua a 65º, entre 30 y 40 minutos y te rendirás a su textura supercremosa. Con unas patatas fritas a gajos y unas lascas de jamón ibérico son un auténtico manjar.

¿Y si son huevos de codorniz?

Aunque más pequeños, también necesitan su tiempo: 2,5 minutos para que la yema quede untuosa; 3 minutos si la prefieres más cuajada o 4 minutos si te gusta firme.

Utilízalos para enriquecer nuestra ensalada de patata en timbal o esta crema de espinacas con almendras. O prepáralos en tempura, envueltos en hojas de espinaca, o a la escocesa, dentro de unas suculentas albóndigas de carne con salsa rosa para mojar. ¡Te los quitarán de las manos!

Huevos de codorniz cocidos
RBA
Cómo hacer huevos cocidos perfectos

Articulo relacionado

Cómo hacer huevos cocidos perfectos

Los 10 mejores trucos para hacer huevos rellenos

Articulo relacionado

Los 10 mejores trucos para hacer huevos rellenos

Cómo hacer un huevo poché perfecto  (con o sin film, al fuego y en el microondas)

Articulo relacionado

Cómo hacer un huevo poché perfecto (con o sin film, al fuego y en el microondas)