Lubina al horno

La lubina al horno es una exquisita receta de pescado que tanto te puede servir para una cena festiva como para tu menú cotidiano. Siempre queda bien y es sencilla de preparar. Esta lubina la hemos preparado con un lecho de patatas, tomate y cebollas.

LUBINA AL HORNO.
Óscar Sanz
Óscar Sanz
Cocinero
4 personas
40 min

4

(654 votos)

Dieta:

Mediterránea

Temporada:

Todo el año

Técnica:

Horno

Tipo Plato:

Segundos platos y platos principales

Precio:

€ €

Dificultad:

Fácil

Sin lactosa
Sin gluten

Si quieres que la lubina te quede estupenda, la mejor propuesta es prepararla entera, con cabeza incluida, al horno, como hemos hecho en esta exquisita y sencillísima receta de lubina al horno, solo con unas incisiones sobre el lomo. 

La acompaña muy bien una base de patatas, tomate y cebolla. ¡Eso sí, ni se te ocurra meterlo junto, todo a la vez! La clave del éxito es respetar los tiempos de cocción. Primero se hornean las patatas solas y se reservan. A continuación, se procede con la cebolla y el tomate. Después, será el momento de colocar por encima la lubina, con los cortes transversales. Puedes introducir unas rodajitas de limón y tomate.

El tiempo de cocción total hay que ajustarlo al grosor de la lubina. Así que toca estar pendientes del horno para que este suave pescado nos quede exquisito. ¡Sin duda, esta es la mejor receta de lubina al horno! 

Descubre otras recetas de lubina al horno, merluza al horno o bacalao al horno. La lubina con patatas es una receta que siempre queda bien.

Ingredientes paraLubina al horno

  • 800 gramos de Lubina
  • 8 Patatas
  • 3 Cebollas medianas
  • 3 Tomates
  • 1 copa de Vino Blanco
  • Aceite De Oliva
  • Sal
  • Pimienta

Cómo hacer lubina al horno

1. Pela y corta las patatas

Para empezar con esta receta de lubina al horno, pela primero las patatas, lávalas y córtalas a rodajas finas de medio centímetro más o menos. Resérvalas.

1. Pela y corta las patatas

2. Corta las cebollas

A continuación, pela las cebollas y córtalas por la mitad. Apóyalas sobre una tabla y córtalas a gajos finos con un buen cuchillo.

2. Corta las cebollas

3. Trocea los tomates

Lava después los tomates y divídelos en rodajas de un centímetro más o menos. Resérvalo todo.

3. Trocea los tomates

4. Hornea las patatas

Precalienta el horno a 200°C. Prepara una bandeja apta para hornear con un buen chorro de aceite de oliva y reparte en ella las patatas salpimentadas. Hornéalas durante 10 minutos poco más o menos.

4. Hornea las patatas

5. Añade la cebolla y tomate

Luego, retira la bandeja del horno y reparte en ella los gajos de cebolla y el tomate en rodajas. Vuelve a hornear alrededor de 10 minutos más.

5. Añade la cebolla y tomate

6. Agrega la lubina

Lava y seca, con papel absorbente, la lubina. Hazle unos cortes transversales sin llegar a la espina central, salpimiéntala y colócala encima de las patatas.

6. Agrega la lubina

7. Añade el vino blanco

Después, agrega el vino blanco rociándolo bien todo y hornea unos 12 o 14 minutos, aproximadamente, aunque el tiempo dependerá del grosor de la lubina.

7. Añade el vino blanco

8. Sirve

En cada corte transversal de los que le hemos hecho a la lubina puedes introducir, si quieres, medio gajo de limón o de tomate, alternados. Presenta la lubina al horno en la mesa entera y trocéala después.

8. Sirve

Consejos para una lubina al horno perfecta:

  • Si quieres diferenciar una lubina salvaje de una procedente de acuicultura, fíjate en las escamas. Las primeras son más brillantes y están perfectamente alineadas. Las de criadero sufren más rozamientos. En la pescadería tienen que informar del origen y su precio también te orienta, ya que el de la salvaje suele ser el triple que la nacional. Su sabor también es más intenso.
  • La lubina es uno de los pescados blancos más grasos, por lo que asada al horno entera queda muy jugosa. Tiene una carne compacta y un sabor delicado que no requiere elaboraciones muy complejas.
  • Para limpiarla, no la laves, pásale mejor un paño mojado para no restarle sabor.
  • Si compras lubina de ración y vas a cocinar varias, pide que sean de un tamaño similar. Las pequeñas pueden pesar entre 300 g y 1,5 kg, y las grandes entre 4 y 7 kg.
  • Las patatas sirven de lecho y excelente acompañamiento para el pescado. A este tipo de corte se le suele llamar patatas panadera, que son rodajas con un grosor máximo de 1cm. Incluso puedes saltearlas un poco previamente. Es un error común meterlas en el horno a la vez que el pescado. No lo olvides, primero hornea unos 10 minutos las patatas.
  • La cebolla la cortamos en juliana, primero por la mitad y luego en láminas finas. Se meten en el horno después de las patatas, no a la vez. Lo que sí podemos es poner los tomates en rodajas junto a la cebolla.
  • El vino blanco para regar la lubina es mejor que sea seco y de calidad. No por ser vino para cocinar tienes que utilizar uno mediocre. ¡Todo suma!

Descárgate GRATIS nuestro eBook con 25 recetas de bizcochos solo por registrarte en nuestra web.

¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?