Hace siglos que pucheros, sopas, cocidos y potajes forman parte de nuestra riquísima gastronomía, pero lejos de pasar de moda, cada día saben mejor. Por suerte, la tradición sigue viva y en cada comunidad autónoma, en cada comarca, casi en cada municipio podemos disfrutar, hoy como antiguamente, de estas recetas que reconfortan el cuerpo y levantan el ánimo.

1. ANDALUCÍA: puchero andaluz

Puchero andaluz
Istock

El que hacen en Andalucía es un puchero en toda regla: con garbanzos, pollo, ternera, costilla, tocino, jamón y verduras. Una delicia que puede ser un plato único perfecto para un día de frío.

2. ARAGÓN: sopa de ajo

sopa_de_ajo_con_pan_y_huevo 00312178.jpg

Hay muchas recetas de sopas de ajo en España. Esta es la sopa de ajo tradicional de Aragón, una receta perfecta para aprovechar el pan del día antes a la que también se añaden huevos batidos.

3. ASTURIAS: fabada

FABADA ASTURIANA CLÁSICA.00381323.jpg

Un potaje de alubias con fabes, panceta, morcilla y chorizo asturiano que reconforta y alimenta. Las fabes son un producto autóctono de sabor delicado y textura mantecosa, que le va perfecto a la potencia de los embutidos usados en la receta.

4. BALEARES: oliaigua

Oliaigua balear
Istock

Este potaje de verduras es un homenaje a la huerta de las Islas Baleares. Se elabora con pimiento, tomate, cebolla, ajo, aceite de oliva... ¡y pan duro! Una receta payesa perfecta para el invierno.

5. CANARIAS: rancho canario

Rancho canario
Istock

El rancho canario es una sopa muy completa, que lleva garbanzos, fideos, costilla de cerdo y patatas. Un puchero de la abuela que no deja indiferente.

6. CANTABRIA: cocido montañés

Cocido montañés de Cantabria
Istock

El cocido montañés tiene en las alubias blancas su ingrediente estrella, pero le siguen de cerca las carnes (chorizo, morcilla, panceta, costilla adobada...) y las verduras y hortalizas (berza, cebolla, pimiento...).

7. CASTILLA LA-MANCHA: sopa castellana

Sopa castellana con huevo
Istock

Esta es una sopa de pan y ajo, aderezada con pimentón dulce, a la que se añade un huevo cuajado en la propia sopa. Un plato barato y riquísimo para cualquier día de la semana.

8. CASTILLA Y LEÓN: judiones de La Granja

Judiones de La Granja
Cocina Fácil

Otra receta de judías blancas que apasiona a los amantes de los guisos tradicionales. Con oreja de cerdo, morcilla, chorizo y pimentón, también puedes añadirle patata.

9. CATALUÑA: sopa bullabesa

Bullabesa

Un plato de cuchara típico de la costa catalana, que se elabora con pescados y mariscos variados. Sabor marinero en la mesa con una receta de toda la vida.

10. COMUNIDAD DE MADRID: cocido madrileño

cocido-madrileno de1b72fa 800x800

El cocido madrileño no necesita demasiadas presentaciones. Se sirve en 3 vuelcos, primero la sopa, luego las legumbres y verduras y por último, las carnes. Un ritual de sabor que nunca pasa de moda.

11. COMUNIDAD VALENCIANA: suquet de pescado

SUQUET DE PESCADO DE ROCA. 00381663.jpg

La gastronomía de la costa de Valencia y Alicante también apuesta por platos marineros como el suquet de pescado, que tradicionalmente se prepara con pescado de roca, patata y un buen fumet. Una delicia.

12. EXTREMADURA: sopa de patata

Sopa de patata
Istock

Patata, cebolla, pimiento y pan duro. Son los ingredientes de la sopa de patata típica extremeña, un plato de cuchara delicioso que te hará pasar el frío ya en el primer bocado.

13. GALICIA: caldo gallego

PASO A PASO PARA HACER CALDO GALLEGO: RESULTADO FINAL.00387804.jpg

¿Qué lleva el caldo gallego? Alubias, tocino, chorizo, patatas y grelos, que son los brotes tiernos de las hojas del nabo. Si no los encuentras, puedes sustituirlos por berzas, col o repollo.

14. LA RIOJA: caparrones y sus sacramentos

Caparrones con sus sacramentos del Hotel Echaurren

Un guiso tradicional de alubias rojas con panceta, costilla adobada, manita de cerdo, oreja de cerdo, chorizo, morcilla... ¡Un plato de toda la vida que sigue siendo uno de los más cocinados en La Rioja!

15. MURCIA: jarullos murcianos

Jarullos murcianos
Istock

Los guisos de bacalao desalado son un clásico de la gastronomía española. En Murcia, los preparan en una sopa deliciosa a base de patata, bacalao, cebolla y especias como el pimentón o el comino.

16. NAVARRA: sopa navarra

Sopa navarra
Istock

Esta es una sopa de verduras muy sabrosa, con lechuga, coliflor, judías verdes, zanahoria, espinacas, puerro, cebolla, guisantes... Chorizo y jamón son los encargados de darle un toque muy sabroso.

17. PAÍS VASCO: porrusalda

Porrusalda de bacalao

Un plato tradicional a más no poder del País Vasco es la porrusalda, un guiso de puerros (a los que deben su nombre), bacalao desmigado, patata, zanahoria... Muy fácil de hacer, te ayudará a pasar el frío.

¿Cuál es el origen de las sopas y potajes?

Su origen está en zonas rurales y costeras, donde los platos de cuchara servían para alimentar a sus humildes habitantes con productos locales y de temporada, económicos y de fácil acceso.

Estas recetas suponían además un ahorro extra pues se les podían añadir carne, pescado o verdura sobrantes de otro día y, también, permitían aprovechar los propios restos del cocido o puchero para hacer cremas, croquetas o ropa vieja.

Los ingredientes

La base de las sopas es un caldo resultante de cocer en agua verduras (zanahoria, cebolla, puerro, apio, nabo) con huesos (jamón, pollo, vaca) o espinas, y al que se añaden otras hortalizas, carnes, pescados, mariscos y/o cereales (pasta, arroz...).

Los potajes, cocidos y pucheros son platos más contundentes y nutritivos. Pueden llevar o no sofrito, pero sí alguna verdura fresca y, siempre, legumbres secas (garbanzos, alubias, lentejas...) a las que se agrega, dependiendo de la zona, distintos pescados, carnes y embutidos.

Los condimentos

En las recetas que requieren un sofrito, este se hace con aceite de oliva. Para potenciar su sabor y aromatizarlos se usan condimentos, hierbas y especias de la cocina mediterránea, como ajo, pimientas negra y blanca, pimentón, comino, azafrán, laurel, hierbabuena, tomillo, romero o perejil.

La cocción

Hacer sopas y potajes es fácil, pero la comida casera exige tiempo y mimo, sobre todo en el caso de cocidos y pucheros, ya que las carnes y las legumbres deben someterse a una cocción larga(1 a 3 horas), a fuego lento. Pero tienen la ventaja de que se pueden preparar la víspera y calentarlos unos minutos antes, porque al día siguiente están más ricos.