Patatas al ajo cabañil, la receta tradicional murciana ideal como tapa

Patatas, ajo, vinagre y aceite de oliva. ¿Qué puede fallar? Esta receta de origen rural sigue siendo un éxito en el aperitivo, como tapa o acompañamiento. Prepararla es sencillísimo

Marta Sánchez
Marta S. Galindez

Colaboradora

Patatas al ajo cabañil
RitaE / Pixabay

Las recetas de patatas aliñadas son un clásico en nuestra gastronomía. Desde que este versátil tubérculo llegara a nuestras mesas (allá por el siglo XVI) ha servido como base para cientos de platos, tanto únicos como guarniciones. En Murcia, las patatas al ajo cabañil son una tapa habitual en los bares y un plato que no falta en muchísimos hogares. Y no nos extraña, porque lo tienen todo: son económicas, riquísimas y muy fáciles de hacer.

Por supuesto, esta receta ha traspasado las fronteras de la comunidad autónoma y hoy se puede encontrar en muchísimos otros puntos de nuestro país. Para prepararla solo necesitas cinco ingredientes habituales en la mayoría de las cocinas. Apunta: patatas, ajos, vinagre, sal y aceite de olivar (si es virgen extra, mejor).

¿De dónde viene el nombre de patatas al ajo cabañil?

La receta, como contábamos, se remonta a la llegada de las patatas a Europa, procedentes del continente americano. El apelativo "cabañil", relativo a las cabañas, hace referencia a los pastores y a su origen rural. Esta forma de preparación no solo se emplea con las patatas, sino que también se usa en otra receta rústica y deliciosa: el conejo al ajo cabañil. 

Y ahora, ¡al lío! A continuación te explicamos la receta, paso a paso. No tardarás más de 15 minutos y sorprenderás a todos con su textura y sabor.

 

Patatas al ajo cabañil
Para 4 personas
Ingredientes
  • 1 kg de patatas
  • 3 dientes de ajo
  • Sal
  • Vinagre 
  • Aceite de oliva
  • Agua
Paso a paso
  1. Haz el majado

    Pela los dientes de ajo y trocéalos. Pásalos a un mortero, agrega un chorrito de vinagre y májalos hasta hacer una pasta. 

  2. Fríe las patatas

    Pela y corta las patatas en rodajas o láminas (a tu gusto). En la sartén, pon un dedo de aceite y añade las patatas. Fríelas a fuego lento hasta que estén tiernas. 

  3. Agrega el majado y rehoga

    Añade el majado de ajos y vinagre. Remueve un poco para integrar los sabores, cuidando de no romper las patatas. Vierte medio vaso de agua y rehoga las patatas hasta que el agua se evapore (unos 5 minutos). 

  4. Deja reposar... ¡Y a comer!

    Retira la sartén del fuego y deja que las patatas reposen durante 5 minutos. Para que no se enfríen puedes cubrirlas con un paño limpio. Sírvelas inmediatamente.

La gastronomía de esta región está llena de sorpresas, tan exquisitas como estas patatas. ¿Te apetece probar? Pues no puedes dejar de probar la clásica olla gitana (receta tradicional de la abuela murciana) o la ensaladilla rusa murciana, una versión distinta de la que ya conocemos. Y de postre, que no falten unas matasuegras... ¡Súper completo!