Este calor invita a hacer platos sencillos que no nos hagan pasar demasiado tiempo entre fogones y que a la vez sean refrescantes y ligeros. Para ello, los platos de pasta y en especial los de los canelones son una de las mejores alternativas porque admiten cientos de combinaciones diferentes. ¡No solo vamos a vivir de gazpacho y ensaladas este verano!

Estos canelones se sirven fríos por lo que son estupendos para esos días de calor en los que casi no se tiene ni hambre. Y lo mejor de todo es que se preparan rápidamente y hay versiones para todos los gustos: rellenos de jamón, pollo, marisco, verduras o atún, uno de los ingredientes más recurrentes para este tipo de platos fríos.

Pero también hay otras alternativas si buscamos platos especialmente saludables como los de legumbres o los de calabacín y espinacas, incluso versiones sofisticadas, como los de confit de pato para ocasiones especiales.

1. Canelones fríos de atún

canelones de atún

El atún en lata es uno de los ingredientes más socorridos que podemos tener en la despensa. Estos canelones fríos de atún son perfectos para una cena rápida.

El relleno lleva además maíz, aceitunas, huevo cocido y mayonesa. Una combinación de ingredientes básicos pero que en forma de relleno frío de unos canelones está delicioso.

2. Canelones fríos de legumbres

Canelones fríos con atún, judías blancas y guisantes

Sí, se pueden rellenar unos canelones con lo que sea, incluidas las legumbres como los guisantes y las judías blancas. Se pueden tener listos en tan solo 20 minutos y, además de ser un plato superresultón, es una manera ideal de seguir comiendo legumbres en verano. Cuando los guisos apetecen muy poco...

Llevan también un poco de atún en escabeche para un toque de sabor aunque puedes cambiarlo por atún al natural, salmón ahumado, caballa en aceite...

3. Canelones fríos de verduras y pato con bechamel

canelones frios con confit de pato

Estos canelones fríos de confit de pato y verduras con bechamel con perfectos para cuando vienen invitados a casa porque se pueden preparar con antelación debido a que partimos de una carne que viene ya cocinada como es el confit de pato.

Solo hay que sofreír el puerro, la cebolla y la zanahoria, mezclarlas con la carne desmenuzada y cubrir una bechamel muy suave.

4. Canelones fríos de calabacín y espinacas

canelones frescos

Una forma diferente de comer canelones es hacerlos sin pasta, en versión vegana. Estos canelones frescos se hacen con láminas de calabacín crudas.

Y llevan un relleno de queso vegano (hecho con anacardos y levadura nutricional) espinacas, champiñones y dátiles, que le dan un toque dulce que crea contraste.

5. Canelones fríos con verduras

CANELONES DE VERDURAS CON MAYONESA DE ANCHOAS.
00404322.jpg

Estos canelones fríos con verduras admiten muchas variantes, pero los que hemos preparado aquí van rellenos de tomates escaldados, cebolleta, mozzarella y rúcula y se riegan con una especie de mayonesa.

Se trata de una salsa hecha a partir de una emulsión de aceite, vinagre, mostaza, huevo y anchoas troceadas.