El pollo rebozado es un clásico en todas las casas. Es muy fácil de realizar, lo tienes listo en un santiamén y, además, está tan bueno que no hay nadie que se resista. Si estás cansada de hacerlo de la misma manera, simplemente rebozado con huevo y pan rallado, la sugerencia de hoy te va a convencer. Se trata de unas pechugas de pollo rebozadas con sésamo y, como guarnición, se acompañan con una rica ensalada de espinacas con pepino, rábanos y tomatitos cherry. Ideal para preparar un día que tengas poco tiempo para estar en la cocina, este pollo rebozado es, a pesar de su sencillez, una auténtica delicia. Por dentro, queda superjugoso y, por fuera, tiene un toque crujiente que te conquistará.

Aunque elaborar este pollo rebozado no tiene ninguna complicación, también tiene su truco. En el momento de la fritura, procura que el aceite esté caliente, pero no humeante, y deja los trocitos solo 1 minuto por cada lado. Luego, una vez hechos, para que no queden aceitosos, es importantísimo que los dejes escurrir sobre un papel de cocina. Te recomendamos que hagas más de la cuenta porque, a la que lleguen a la mesa, van a desaparecer en un abrir y cerrar de ojos.

Versátiles y muy gustosas, con las pechugas de pollo se pueden hacer infinidad de platos. Si te han entrado ganas de conocer otras recetas, echa un vistazo a los rollos de pechuga con verduritas, a la pechuga de pollo rellena y envuelta en beicon o a las pechugas de pollo al limón con vino blanco.

Ingredientes paraPollo rebozado con sésamo y ensalada de espinacas

  • 3 Pechugas De Pollo
  • 1 Huevo
  • 100 gramos de Espinacas
  • 1 Pepino
  • 2 Rábanos
  • 8 Tomates Cherry
  • Semillas De Sésamo
  • Aceite De Oliva
  • Vinagre De Manzana
  • Sal
  • Pimienta Negra

Cómo hacer pollo rebozado con sésamo y ensalada de espinacas

1. Prepara la ensalada

Lava las espinacas y escúrrelas. Lava también los tomates, el pepino y los rábanos. Corta los 2 últimos en rodajas finas. Cuece los tomates 2 minutos en agua. Escúrrelos y resérvalos.

1. Prepara la ensalada

2. Parte las pechugas

Limpia las pechugas de pollo, lávalas y sécalas. Pártelas en tiras de 2 cm y salpimiéntalas. Pásalas, primero, por el huevo batido y, luego, por el sésamo.

2. Parte las pechugas

3. Fríelas en una sartén

Coloca las pechugas de pollo en una sartén con un fondo de aceite y fríelas durante 1 minuto por cada lado. Retíralas y déjalas escurrir sobre papel de cocina.

3. Fríelas en una sartén

4. Sirve el pollo con la ensalada

Aliña la ensalada de espinacas, pepino, rábanos y tomates con sal, un chorrito de aceite y unas gotas de vinagre. Sírvela acompañando el pollo.

4. Sirve el pollo con la ensalada

Variantes y consejos para el pollo rebozado con sésamo y ensalada de espinacas

  • En lugar de sésamo, puedes optar por rebozar el pollo con copos de maíz. También quedará exquisito con avellanas, cacahuetes o kikos troceados.
  • Antes de empezar a cocinar, deja reposar las pechugas de pollo en un cuenco con miel, salsa de soja y de aceite de oliva durante media hora.
  • Puedes servir este plato con una salsa mayonesa o con un alioli suave.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla