Con la primavera llega la alegría del color, y eso se traduce en días que se alargan, más horas de sol, verduras y hortalizas por doquier... Nos contagiamos de ese sentimiento happy y nos apetece incluso vestirnos con colores más vivos.

Deja que la primavera también inunde tu cocina con pinceladas de colores alegres. ¿Cómo? Con nuevos textiles, algún complemento para la vajilla o, si no quieres gastarte nada, descárgate nuestras láminas vintage (son gratis), enmárcalas y cuélgalas en una pared, haciendo la composición que más te guste.

Las láminas son réplicas de carteles antiguos de una verdulería, con zanahorias, brócoli, rabanitos, ajos, cebolleta y calabaza. Imprímelas todas al tamaño que prefieras, para poder aprovechar marcos que ya tengas en casa. Tienen un formato horizontal. Y luego, ponlas por parejas, o de 3 en 3... y puedes ir cambiándolas de vez en cuando. Si tienes espacio suficiente, puedes hacer una composición como la de la foto, ya ves que queda genial.

Otra buena idea: imprime las láminas en DIN-A3, plastifícalas y ya tienes unos divertidos individuales para tus comidas de diario.