Además de presentar ventajas como su reducido tamaño, su comodidad a la hora de programarla y la gran variedad de alimentos que podrás cocinar fácilmente, la freidora de aire puede limpiarse en un pispás siguiendo un sencillo truco para que te quede como nueva. Si aún no tienes una y estás pensando en comprártela, desde cocina fácil te ayudamos a elegir una freidora de aire (Air Fryer) según tus necesidades.

Podrás “freír” todo tipo de alimentos de manera sana, con menos aceite, menos calorías y sin renunciar a todo el sabor de los ingredientes. Además es facilísima de usar, rápida y tus alimentos quedarán buenísimos. También debes tener presente que además de freír, dependiendo del modelo que elijas, podrás preparar muchas más recetas tales como dulces, verduras, guisos de carne y pescado, rellenos para empanadillas…

5 recetas que puedes cocinar en una freidora de aire. El placer de la fritura, sin apenas calorías

Articulo relacionado

5 recetas que puedes cocinar en una freidora de aire. El placer de la fritura, sin apenas calorías

Cómo funciona la freidora de aire

Cocinar los alimentos en tu freidora de aire será tan sencillo como introducirlos en la cestita y rociarlos con un poco de aceite de oliva. Si lo pulverizas, además de que el alimento absorberá una cantidad mínima de aceite, quedará totalmente cubierto, por lo que obtendrás un cocinado más uniforme. El funcionamiento es similar al de un horno de convección, a diferencia de que la freidora de aire cocina el alimento gracias a la circulación de aire a una temperatura aproximada de 200ºC.

Cómo limpiar de manera rápida la freidora de aire Air Fryer

Freidora sin aceite de Cecotec Cecofry
Cecotec

Para mantener tu freidora siempre perfecta, es esencial limpiarla después de cada uso, así siempre la tendrás en buenas condiciones. Es más, si no la limpias con frecuencia, lo único que conseguirás es que la suciedad se vaya acumulando y después te cueste el doble dejarla a punto. Debes tener en cuenta que incluso si no la limpias después de haber cocinado, el próximo alimento que cocines podría tener sabores del plato anterior, lo cual no sería para nada agradable.

Cuando sea necesaria una limpieza más a fondo, no utilices ningún tipo de esponja o productos de limpieza demasiado potente, no será necesario. Asegúrate de que está desenchufada antes de que procedas a limpiarla, que será tan sencillo como agregar agua caliente con un poco de detergente de lavavajillas y dejar actuar unos 15 minutos. En caso de que tenga demasiada grasa, siempre puedes añadir una cucharadita de bicarbonato. Pasados los 15 minutos, vacía la cesta, enjuágala y déjala escurrir un poco antes de secarla con un paño limpio de algodón.