Son pocas las personas a las que no les gustan las croquetas. Crujientes por fuera, y suaves y melosas por dentro, son ideales para tomar a la hora del aperitivo, para una comida rápida, una cena informal o incluso para llevar de picnic. Hoy te contamos cómo elaborar unas exquisitas croquetas de jamón serrano y queso manchego. Muy fáciles de realizar, aunque algo laboriosas, estas croquetas gustarán a toda tu familia, y si hay niños en casa, se las comerán en un pispás

Para que estas croquetas te queden deliciosas es fundamental preparar una besamel espesita, con un toque de pimienta y de nuez moscada. Ten en cuenta, además, que debes dejar reposar la masa en la nevera, entre 2 y 4 horas, para que coja consistencia y se pueda trabajar mejor. Otro paso importante es el momento de freír las croquetas, procura que el aceite esté bien caliente, pero no humeante, y colócalas por tandas para no bajar la temperatura. Luego, déjalas sobre papel absorbente para que suelten el exceso de aceite. ¡Quedarán muy sabrosas!

Hay tantas recetas de croquetas como cocineros. Las puedes hacer de pollo con patatas y requesón, de rape y langostinos, de berenjena y queso brie… Y si te apetece descubrir algunos consejos de cocción, no te pierdas el artículo: ¿Cómo se hacen las croquetas? 3 trucos mágicos para darles forma y que te queden perfectas

Ingredientes paraCroquetas de jamón y queso

  • 1 litro de Leche
  • Harina
  • 200 gramos de Jamón Serrano
  • 50 gramos de Queso Manchego rallado
  • 1 Cebolla
  • 90 gramos de Mantequilla
  • 2 Huevos
  • Pan Rallado
  • Nuez Moscada
  • Sal
  • Aceite De Oliva
  • Pimienta

Cómo hacer croquetas de jamón y queso

1. Prepara la besamel

Pela la cebolla y rállala. Sofríela con la mantequilla, a fuego lento, 10 o 15 minutos. Añade 140 g de harina, tuéstala durante 2 o 3 minutos y añade media cucharadita de pimienta y media de nuez moscada.

1. Prepara la besamel

2. Añade el jamón y el queso

Vierte la leche templada, poco a poco, sin dejar de mezclar. Agrega el jamón cortado en daditos y lleva a ebullición, removiendo. Baja el fuego, incorpora el queso, ajusta de sal y prosigue la cocción hasta que la masa se despegue de la sartén.

2. Añade el jamón y el queso

3. Dale forma de croqueta

Dispón la masa en una bandeja de paredes altas y deja enfriar. Ve cogiendo porciones, dales forma de croqueta y pásalas por el huevo batido y pan rallado.

3. Dale forma de croqueta

4. Fríelas en el aceite

Ve colocando las croquetas en una sartén y fríelas con abundante aceite caliente, retíralas y déjalas escurrir sobre papel de cocina. Sírvelas calientes, templadas o frías.

4. Fríelas en el aceite

Ideas y variantes para las croquetas de jamón y queso

  • Nosotros hemos utilizado un manchego para confeccionar estas croquetas, pero puedes usar todo tipo de queso. Para un resultado más suave, escoge una mozzarella o un queso tierno. Y si las prefieres más potentes, elige uno azul.
  • Para la bechamel es preferible que elijas una leche entera.
  • Aunque lo habitual es hacer las croquetas alargadas, también las puedes hacer redondas o cuadradas. Hazlas cuando la masa esté fría.
  • En el momento de realizar las croquetas, enharínate ligeramente las manos y así conseguirás que la masa no se quede tan pegada.
  • Si te sobran croquetas, congélalas. Cuando las saques, para que te queden perfectas, dóralas, retíralas del fuego 5 minutos y vuelve a freírlas.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla