¿Quieres elaborar un caldo de pollo casero que quede con cuerpo, sin grasa y con un sabor intenso y delicioso? No te pierdas la propuesta que te mostramos hoy. Muy fácil de realizar, aunque algo laborioso, una vez lo pruebes ya no querrás comprar más caldos envasados. 

Lo podrás usar en muchísimos platos: como base para hacer una buena sopa de fideos finos u otro tipo de pasta, para cocinar un arroz o un guiso… o, incluso, para tomar calentito en un reconfortante consomé. Se convertirá en una de tus recetas imprescindibles.

El secreto para que quede un caldo sustancioso, es usar buena materia prima y prepararlo con mucho mimo y sin prisas. Durante la cocción, es importante ir retirando las impurezas con una espumadera para que el caldo quede claro. Luego, cuando ya esté listo, cuélalo y déjalo enfriar en la nevera de un día para otro. Así podrás retirar la grasa que se haya formado en la superficie sin problemas. Quedará estupendo. 

El caldo de pollo te servirá para realizar una gran cantidad de recetas. Úsalo en un arroz de conejo y pollo, una sopa especiada de lentejas rojas y espinacas o en un pollo con patatas y aceitunas negras.

Ingredientes paraSopa de pollo con fideos (la clásica)

  • 2 Carcasas De Pollo
  • 2 Nabos
  • 1 Chirivía
  • 3 Zanahorias
  • 1 ramita de Apio
  • ½ Puerro
  • 1 Cebolla
  • Fideos finos para sopa
  • Sal

Cómo hacer sopa de pollo con fideos (la clásica)

1. Prepara las carcasas y las verduras

Limpia las carcasas (esqueletos de pollo) retirando toda la piel, la rabadilla y el máximo de grasa. Limpia todas las verduras y trocéalas.

1. Prepara las carcasas y las verduras

2. Cuece el caldo

Coloca las carcasas y las verduras en una olla grande. Cubre con 4 litros de agua, añade una cucharada de sal y lleva a ebullición. Deja hervir a fuego medio durante 40 minutos aproximadamente, hasta que el caldo haya reducido más de una tercera parte. A medida que las impurezas suban a la superficie del caldo, retíralas con una cuchara o una rasera.

 

2. Cuece el caldo

3. Resérvalo en la nevera

Retira la olla del fuego, rectifica de sal y deja enfriar. Luego, reserva el caldo en la nevera de un día para otro para poder desgrasar fácilmente la superficie con ayuda de una cuchara.

3. Resérvalo en la nevera

4. Desmenuza las carcasas

Una vez desgrasado el caldo, cuélalo y sazónalo con un poco de pimienta. Desmenuza las carcasas y trocea las verduras en daditos. 

4. Desmenuza las carcasas

5. Añade unos fideos

Pon a hervir una parte del caldo y añade unos fideos de pasta. Sirve el caldo con los fideos y los daditos de verduritas y el pollo que has obtenido de las carcasas.

5. Añade unos fideos

Consejos para que el caldo de pollo con verduras quede exquisito

  • Si quieres que el caldo tenga todavía más sabor, coloca las carcasas de pollo, también puedes añadir unas alitas, en una bandeja de horno y déjalas hasta que estén tostaditas. Luego, ya las puedes colocar en la olla y continuar la receta.
  • Una vez tengas el caldo acabado y colado, lo puedes volver a poner a cocer para que reduzca un poco más y el sabor quede todavía más concentrado.
  • Si no lo vas a gastar todo, puedes colocarlo en un recipiente hermético y congelarlo. Así lo tendrás a mano para cualquier receta. De todas maneras, en la nevera, puede aguantar de 3 a 4 días.
 La sopa de verduras de Eva González que te resuelve las cenas de la semana

Articulo relacionado

La sopa de verduras de Eva González que te resuelve las cenas de la semana

¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla