Con la llegada del calor apetece poco encender el horno, pero si tienes invitados y quieres sorprenderlos con una tarta deliciosa, tenemos la receta perfecta para ti, una tarta fría de chocolate. Es tan sencilla de preparar que es apta para los más principiantes en repostería.

Necesitarás un molde redondo desmontable, que se forra con papel de horno. En la base, una capa de galletas maría remojadas en leche, encima una capa de crema pastelera espesa, otra capa de galletas y para acabar una crema de chocolate.

Para que quede perfecta debes respetar bien los tiempos de reposo de las diferentes capas, la primera capa debe cuajar bien para seguir con la de chocolate, que también debe cuajar antes de servir. Lo ideal es que repose toda la noche en la nevera.

Si quieres preparar otras tartas sin horno, prueba esta tradicional tarta de la abuela, esta tarta de galletas a los tres chocolates o esta refrescante tarta de mousse de queso con frutas. ¡Irresistibles!

 

 

Ingredientes paraTarta fría de chocolate con crema y galletas

  • 1 litro de Leche
  • 2 Semillas De Anís estrellado
  • 2 Ramitas De Canela
  • 200 gramos de Chocolate fondant
  • 200 mililitros de Nata Para Montar
  • 50 gramos de Mantequilla
  • 200 gramos de Azúcar
  • 80 gramos de Harina De Maíz
  • 6 Huevos
  • 2 paquetes de Galletas María

Cómo hacer tarta fría de chocolate con crema y galletas

1. Hierve la leche

Pon a hervir la leche con las semillas de anís y las ramas de canela, aparta del fuego, deja infusionar unos 30 minutos y, cuando la vayas a usar, cuélala.

1. Hierve la leche

2. Vierte las yemas

Vierte en un cazo el azúcar, la harina de maíz, las yemas de los huevos, mezcla bien y añade, poco a poco, la leche infusionada, pero reservando unos 100 ml para remojar después las galletas.

2. Vierte las yemas

3. Calienta y remueve

Pon el cazo a calentar. Sin dejar de remover, cocina hasta que espese y, en ese momento, aparta rápidamente del fuego. Vierte en un bol, tapa a ras con film de cocina para que no se reseque, y deja templar.

3. Calienta y remueve

4. Prepara la base

Remoja las galletas un poco en la leche reservada. Forra un molde redondo con papel de hornear. Reparte en la base la mitad de las galletas, vierte la crema encima y déjala reposar en la nevera al menos 2 horas para que cuaje.

4. Prepara la base

5. Calienta el chocolate

Coloca el chocolate y la nata en un cazo. Calienta a fuego bajo hasta que se funda y mézclalo todo bien. Aparta del fuego, añade la mantequilla, remueve hasta que se funda y se emulsione todo bien, y deja templar hasta que esté casi fría.

5. Calienta el chocolate

6. Completa la cobertura

Retira el molde de la nevera, coloca sobre la crema el resto de galletas remojadas, formando una capa. Vierte encima la cobertura de chocolate. 

6. Completa la cobertura

7. Déjala cuajar

Guarda la tarta en la nevera hasta el día siguiente, para que cuaje bien, desmóldala y decora con unas ramas de canela y semillas de anís.

7. Déjala cuajar

Trucos para enriquecer la tarta fría de chocolate

  • Para que coja mucho más sabor y aroma, también puedes añadir a la leche las semillas de una ramita de vainilla (ábrela a lo largo y raspa el interior con la punta de un cuchillo) y un trozo de piel de limón (sin la parte blanca, ya que puede amargar).
  • También puedes decorar la tarta con unos frutos rojos (arándanos, moras, frambuesas, grosellas…), lavados y secados, y espolvoreados con un poco de cacao en polvo o azúcar glas por encima.
  • La capa de chocolate quedará deliciosa si le añades un toque de licor (si solo es para adultos), el triple sec con su sabor a naranja le quedará perfecto.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla