Las cremas frías o vichyssoise son un clásico de la cocina francesa que ha traspasado fronteras. La gracia de este plato es su textura, tiene que ser fina, ¡finísima! Y es que su ingrediente principal son los puerros, que tienen un sabor característico absolutamente delicioso pero también una textura hebrosa que puede echar por tierra cualquier elaboración que hagamos con ellos.

La clave está, pues, en cocinarlos muy bien para que queden tiernos, en triturarlos a la perfección (por eso es mejor utilizar un robot de cocina bien potente) y después colar la crema. Mejor si lo hacemos dos veces en lugar de una solo y con un colador o un chino con unos agujeros lo más finos posible.

Como toda crema se puede tomar tal cual pero siempre gana enteros si además la acompañamos de unos toppings. Ponerles un toque crujiente siempre es buena idea por eso le hemos añadido unas lonchas de beicon tostadas en el horno. Además hemos añadido un huevo cocido bien picadito que le va de maravilla y hace que el plato sea mucho más completo. Como colofón, un poco de cebollino picado.

Si quieres que el plato sea vegetariano 100% cambia el caldo de pollo por caldo de verduras de una preparación previa pero evita cocer directamente los puerros y las patatas en agua porque el resultado será demasiado soso.
Para rebajar el cómputo de calorías de esta crema fría también puedes sustituir la nata líquida por leche evaporada o leche entera.

Ingredientes paraVichyssoise fría con crujiente de beicon y huevo duro

  • 700 gramos de Puerros
  • 500 gramos de Patatas
  • 1 litro de Caldo De Pollo
  • 200 mililitros de Nata Líquida
  • 2 Huevos
  • 4 tallos de Cebollino
  • Aceite De Oliva
  • Pimienta Negra
  • Sal

Cómo hacer vichyssoise fría con crujiente de beicon y huevo duro

1. Prepara la crema

Pela las patatas, lávalas y trocéalas. Limpia y lava el  puerro; parte por la mitad la parte blanca y trocéala también. Calienta un fondo de aceite en una cazuela, añade la patata y el puerro y los sofreímos sin dejar que se ablanden ni que tomen color. Salpimienta, vierte el caldo y la nata, y deja cocer 25 minutos, a fuego lento, hasta que tenga una textura fina. Tritura con una batidora de mano o un robot de cocina, tapa la crema, deja que temple y reserva en la nevera hasta servirla.

2. Cuece los huevos

Pon al fuego un cazo con agua salada y llévala a  ebullición. Añade los huevos y cuécelos durante 8 minutos. Escúrrelos y refréscalos con agua fría. Después pélalos. Corta los huevos por la mitad, separa las yemas de las claras y pica ambas.

3. Prepara el crujiente

Precalienta el horno a 180º. Limpia las lonchas de beicon retirándoles la corteza y las ternillas. Colócalas en la placa forrada con papel sulfurizado, sin superponerlas, y hornea unos 12 minutos. 

4. Pica el cebollino

Lava los tallos de cebollino, sécalos con papel de cocina y pícalos finos con un cuchillo. Déjalos en un bol para que vayan soltando los aromas.

5. Presenta y sirve

Retira la vichyssoise de la nevera y repártela en 4 boles. Decora con las yemas y las claras de huevo picaditas. Coloca a un lado las lonchas crujientes de beicon y espolvorea con el cebollino. Justo antes de servirla, riega con unas gotas de aceite.

El truco

Para conseguir el toque "crunchy" hay que dejar que el beicon se enfríe completamente antes de ponerlo en los cuencos.

¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla