Potaje rápido de garbanzos

Si quieres preparar un potaje de legumbres rápido, pero muy sabroso, toma nota de esta receta de garbanzos. Los agregamos cocidos y llevan un extra de sabor con el comino, la cúrcuma y el curry.

POTAJE RÁPIDO DE GARBANZOS.
Óscar Sanz
Óscar Sanz
Cocinero
4 personas
30 min
290 Cal

4

(54 votos)

Dieta:

Mediterránea

Temporada:

Otoño

Técnica:

Hervido

Tipo Plato:

Primeros platos y entrantes

Precio:

€ €

Dificultad:

Fácil

Sin gluten

¿Te apetece una receta de garbanzos, de las de cuchara, pero no tienes mucho tiempo hoy? Pues prueba esta versión rápida del potajito vegetal de la abuela, utilizando garbanzos cocidos, que nos reduce mucho el tiempo de preparado pero no el sabor.
Si quieres una versión más tradicional, echa un vistazo a estas otras recetas de potaje de garbanzos, todas ricas y sencillas.

Aunque con esta legumbre ya cocida y en conserva, lo más habitual es preparar ensaladas de garbanzos  superapetitosas e ideales para no perder la saludable costumbre de tomar tres raciones de legumbres por semana, también en verano.

Esta receta de potaje rápido de garbanzos es apta para vegetarianos y veganos, ya que solo se acompaña de verduras: zanahoria, puerro, patatas y acelgas. Si te gusta este guiso, seguro que te gusta nuestra empanada vegetal  o esta espectacular paella de verduras.

Esta receta de potaje rápido de garbanzos, queda tan rica y de sabor tan casero, que nadie echará en falta las tediosas horas de remojo de los garbanzos...

Ingredientes paraPotaje rápido de garbanzos

  • 400 gramos de Garbanzos cocidos
  • 1 Puerro
  • 2 Dientes De Ajo
  • 200 gramos de Acelgas
  • 2 Zanahorias
  • 2 Patatas
  • 1 cucharadita de Curry
  • ½ cucharadita de Cúrcuma
  • 1 cucharadita de Comino en polvo
  • 1 litro de Caldo De Pollo sin sal
  • Aceite De Oliva

Cómo hacer potaje rápido de garbanzos

1. Prepara las verduras

Para preparar este potaje rápido de garbanzos, empieza raspando las zanahorias con un pelaverduras. Luego, pela las patatas, lávalas y trocéalas. Limpia el puerro y las acelgas y trocéalos.

1. Prepara las verduras

2. Pica los ajos

Pela y pica finitos los ajos. Mientras, calienta dos cucharadas de aceite de oliva en una cazuela.

2. Pica los ajos

3. Rehoga a fuego lento

Agrega el ajo y, antes de que tome color, incorpora el puerro, las zanahorias y las patatas. Tapa y rehoga a fuego lento todo unos 10 minutos.

3. Rehoga a fuego lento

4. Añade el caldo

A continuación, añade el curry, la cúrcuma y el comino, y remueve con una espátula de madera. Cubre con el caldo caliente e incorpora ahora las acelgas. Cuece, a fuego medio, durante 15 minutos, siempre tapado.

4. Añade el caldo

5. Agrega los garbanzos

Echa en este momento los garbanzos bien enjuagados y escurridos, y prolonga la cocción de todo el potaje unos 10 minutos más.

5. Agrega los garbanzos

6. Decora y sirve

Antes de servir, espolvorea con una pizca de perejil lavado, seco y picado.

6. Decora y sirve

El truco

Para dar más cuerpo al potaje: añade 2 cucharadas de garbanzos triturados con un poco de caldo.

Consejos para un potaje rápido de garbanzos perfecto:

–Para este potaje rápido hemos utilizado un brick de caldo de pollo. Pero una buena idea es que cuando hagas un caldo casero a fuego lento, cocines caldo de más, para que puedas congelar una parte y lo puedas añadir cuando no te dé tiempo de hacerlo.

–Un consejo que seguro que viste hacer a tu madre es chascar las patatas antes de echarlas al guiso. Esta técnica consiste en que en lugar de cortarlas lisas, se parten pero rompiendo el final de cada trozo. Es decir, separándolas dando un empujoncito en lugar de seguir cortando con el cuchillo. Así se consigue que se libere el almidón de la patata de forma gradual y el caldo espese más.

–Hay que seguir el orden con la incorporación de los ingredientes: primero se saltea el ajo en dos cucharadas de aceite y sin que tome color se agrega el puerro, las zanahorias y las patatas chascadas. Después de 10 minutos se agregan las especias. Nunca dejes que se tueste el ajo en exceso o te amargará.

–Si en lugar de garbanzos cocidos te animas a cocerlos tú, cuenta que necesitan un tiempo de remojo en agua. Mínimo 4 horas y máximo 12. Lo ideal es dejarlos por la noche y prepararlos al día siguiente. Y la cocción es larga, para que queden bien tiernos necesitarás casi dos horas o unos 25 minutos en olla a presión.

–Recuerda no remover la olla con cuchara para no romper la legumbre, echar la sal al final para que la piel quede más tiempo y si añades agua a los garbanzos a media cocción, que esté caliente.

¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?