¿Creías que no había alternativas al clásico pollo rebozado o empanado? Pues estamos dispuestos a demostrarte que sí las hay, y que son deliciosas. Esta receta es una buena muestra, en ella rellenamos las pechugas, en crudo, con un pisto casero de pimiento, cebolla, calabacín, berenjena y tomate, y luego las rebozamos con harina, huevo batido y pan rallado para que, al freírlas, queden muy crujientes por fuera pero jugosas por dentro.

La clave para lograr que la carne de pollo quede bien cocida es elegir pechugas de pollo pequeñas. Piensa que las vas a rebozar enteras, así que no deben ser muy grandes o podrían quedarte crudas por dentro. Si rellenarlas de la manera que te contamos en la elaboración te parece complicado, puedes rellenarlas como un librito. Para que el pisto del relleno no se salga, sujeta el lado abierto con un par de palillos, luego reboza las pechugas y fríelas. Y retira los palillos antes de servirlas.

Además de estar rellenas con verduras, estas pechugas de pollo se sirven sobre una salsa de limón que aporta un contrapunto ácido al plato. Un consejo: emplata el pollo sobre la salsa justo antes de servirlo, para que el empanado no se humedezca y deje de estar crujiente. O sirve la salsa en un bol aparte, para que cada comensal se sirva la que quiera.

Otras ideas para preparar pechuga de pollo empanada son los fingers crujientes, que se empanan con coco rallado; los libritos con espinacas y jamón; o los rollitos de pollo con jamón y queso.

Ingredientes paraPechugas de pollo con pisto

  • 4 Pechugas De Pollo
  • 50 gramos de Jamón Serrano picadito
  • ½ Cebolla
  • 1 Ajo
  • 1 Pimiento Verde
  • 1 Pimiento Rojo
  • 1 Pimiento Amarillo
  • ½ Calabacín
  • ½ Berenjena
  • 100 mililitros de Salsa De Tomate
  • 400 mililitros de Caldo De Verduras
  • 1 Limón
  • Menta fresca
  • Pan Rallado
  • Harina
  • 2 Huevos
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta

Cómo hacer pechugas de pollo con pisto

1. Limpia las pechugas

Limpia las pechugas de pollo de posibles restos de grasa y hazles un corte en cruz por el centro y a lo largo. Es decir, clávales en un extremo un cuchillo largo y de hoja fina, como un jamonero, y haz un corte interior sin que el cuchillo llegue a salir por el otro extremo. La idea es crear una abertura para poder poner el relleno de pisto luego.

1. Limpia las pechugas

2. Corta las hortalizas

Pela la cebolla y el ajo y lava el resto de hortalizas. Pica el ajo y corta la mitad de las hortalizas en juliana (en tiras finas) y la otra mitad en brunoise (o daditos).

2. Corta las hortalizas

3. Rehoga el ajo y la cebolla

Rehoga la cebolla y el ajo picado en una sartén con 15 mililitros de aceite durante 3 minutos, removiendo.

3. Rehoga el ajo y la cebolla

4. Añade el pimiento, el jamón, la berenejena y el calabacín

Añade el pimiento en daditos y el jamón y rehoga 2 minutos. Por último, agrega la brunoise de berenjena y calabacín, salpimienta, mezcla y deja rehogar 4 minutos más.

4. Añade el pimiento, el jamón, la berenejena y el calabacín

5. Añade el tomate

Vierte el tomate, cuece suave 5 minutos, hasta que se 'seque' (es decir, hasta que se evapore el líquido que suelta el tomate). Retira el pisto del fuego y déjalo enfriar. 

5. Añade el tomate

6. Rellena el pollo

Pon el pisto en una manga pastelera y rellena con él las pechugas de pollo. Utiliza una boquilla mediana, ten en cuenta que el pisto tiene trocitos y si es muy pequeña, se obturaría.

6. Rellena el pollo

7. Reboza y fríe las pechugas

Salpimienta las pechugas rellenas y rebózalas en harina, huevo batido y pan rallado, en este orden. Fríelas 10 minutos en aceite a 165º, hasta que estén hechas y doradas, escúrrelas y resérvalas en caliente. 

7. Reboza y fríe las pechugas

8. Prepara la salsa

Lava la menta y córtala en juliana. Ralla la piel del limón y exprímelo. Tuesta 20 gramos de harina en 15 mililitros de aceite caliente, removiendo, añade el caldo hirviendo sin parar de remover, la ralladura, el zumo y sal; cuece 5 minutos, retira, agrega la menta y mezcla. 

8. Prepara la salsa

9. Saltea el resto de verduras

En una sartén caliente con 15 ml de aceite, saltea el resto de verduras hasta que estén al dente y salpimienta. Reparte la salsa en los platos y añade las pechugas rellenas cortadas y las verduras.

9. Saltea el resto de verduras

Otros acompañamientos para las pechugas de pollo con pisto:

  • En lugar de la guarnición de verduras, prepara un poco de arroz blanco, o de quinoa cocida, o de cuscús. Y sírvelos en forma de flanecito junto a las pechugas. No hace falta que lo aliñes, al mezclarse con la salsa de limón ya estará delicioso.
  • Puedes acompañar el pollo con patatas, ¿hay una combinación más perfecta que el pollo con patatas? Hazlas fritas, al horno, en puré... ¡como quieras!
  • Con ensalada. Una versión más ligera para acompañar estas pechugas de pollo es servirlas con unos brotes tiernos, rúcula, berros... Añádeles zanahoria, cebolla, pepino o las hortalizas que prefieras y alíñalas con una vinagreta casera.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla