Ideales para una comida de domingo o, incluso, para una gran celebración con la familia, los guisos marineros siempre son bien recibidos en las mesas. Hoy te explicamos cómo elaborar una cazuela con dorada, gambas y mejillones. Vistosa, muy completa y superapetitosa, esta cazuela conquistará el paladar de tus invitados por su delicioso sabor a mar. Se convertirá en un clásico de tu recetario.   

La realización de este plato es muy sencilla. Su secreto para que quede exquisita es aprovechar el jugo de la cocción de los mejillones y el de las cabezas y las cáscaras de las gambas para hacer un sofrito lleno de sabor.

Por lo que se refiere a la dorada, es importante que la cuezas muy poco. Así quedará jugosa y la carne se deshará en la boca. Cuando tengas el sofrito casi listo, incorpora las patatas, las gambas, los mejillones y la dorada en la cazuela y deja cocer todos los ingredientes juntos durante unos pocos minutos para que se integren todos los sabores. Deja reposar fuera del fuego y… a comer. Solo un último consejo, acompaña la cazuela con un buen pan con miga para mojar. Seguro que lo vais a necesitar.

¿Quieres descubrir más recetas marineras? No te pierdas la cazuela de fideos con atún y almejas, el arroz caldoso con calamares y berberechos o el rape guisado con patatas y azafrán.

Ingredientes paraDorada guisada con gambas y mejillones

  • 600 gramos de dorada en 4 filetes
  • 4 patatas pequeñas
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 2 ramitas de perejil
  • 2 tomates
  • 12 mejillones
  • 200 mililitros de vino blanco
  • 8 gambas
  • 50 mililitros de brandy
  • 2 cucharaditas de pimentón dulce
  • 2 cucharadas de harina de trigo
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta

Cómo hacer dorada guisada con gambas y mejillones

1. Cuece las patatas

Pela las patatas, lávalas y cuécelas en agua salada durante unos 20 minutos. Luego, déjalas en un escurridor para que suelten todo el líquido. 

1. Cuece las patatas

2. Pica los ajos

Pela la cebolla y los ajos, y lava el perejil. Cuando los tengas listos, pícalos bien finos. A continuación, lava también los tomates y tritúralos.

2. Pica los ajos

3. Limpia los mejillones

Limpia los mejillones, lávalos bien y cuécelos con el vino hasta que se abran. Luego, cuela el jugo resultante de la cocción.

3. Limpia los mejillones

4. Pela las gambas

Lava las gambas y el pescado; pela las primeras. Sofríe las cabezas y los caparazones de las gambas en una sartén honda con 2 cucharadas de aceite. Añade el brandy y deja reducir. Vierte 500 ml de agua y cuece durante 15 minutos. Cuela este caldo.

4. Pela las gambas

5. Saltea el pescado

Salpimienta los filetes de dorada y saltéalos en una cazuela con 2 cucharadas de aceite, 1 minuto por cada lado. Retira los filetes de la sartén y resérvalos en un plato.

5. Saltea el pescado

6. Elabora el sofrito

Incorpora la cebolla y rehógala hasta que esté transparente. Añade el ajo, el pimentón y la harina, y remueve. Agrega el tomate y cuece 10 minutos. 

6. Elabora el sofrito

7. Vierte el caldo

Transcurrido el tiempo indicado, vierte el caldo de las gambas y el jugo de los mejillones, salpimienta y prosigue la cocción 5 minutos más.

7. Vierte el caldo

8. Incorpora el pescado y los mariscos

Cuando el sofrito esté casi listo, añade las patatas, las gambas, los mejillones y la dorada, y cuece 5 minutos más. Espolvorea con el perejil picado y deja reposar 5 minutos antes de servir.

8. Incorpora el pescado y los mariscos

Claves para que la cazuela de dorada, gambas y mejillones quede perfecta

  • Limpia bien los mejillones. Antes de empezar a cocinarlos, ponlos en remojo en un bol con agua salada durante, al menos 30 minutos, para eliminar los restos de arena que puedan contener. A continuación, cepilla las conchas bajo el agua del grifo para eliminar restos de suciedad y retira las barbas o viso con unas tijeras. Dales un aclarado final y ya los puedes cocinar. Recuerda que, una vez cocidos, si hay alguno que no se ha abierto, debes retirarlo.
  • Más sabor. En el momento de colar el caldito de las gambas, pásalo por un colador chino y, con la ayuda de una mano de mortero de forma triangular, aplasta bien las cabezas y los caparazones. Así le sacarás todo el jugo.
  • Elige la patata. Para realizar este plato escoge una variedad que sea especial para hervir. La patata Monalisa, de piel lisa y pulpa amarilla, es una de las que se encuentran más fácilmente en las tiendas y supermercados. Es muy versátil ya que tanto se puede usar para freír como para hornear y cocer.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla