Fresquito, con una textura cremosa y un sabor exquisito, el ajoblanco es una auténtica delicia para el paladar. Si eres fan de este plato, tan típico de Málaga, y siempre que puedes lo incorporas a tus menús familiares, la idea de hoy te va a entusiasmar porque, además de estar muy rica, queda supervistosa. Se trata de un ajoblanco presentado en vasitos y acompañado con trocitos de pepino, unas bolitas de melón sorbete, también de melón. Sírvelo un día que tengas invitados en casa y… triunfarás.

La elaboración del ajoblanco es rápida y muy sencilla. En nuestra receta solo tienes que hornear las almendras para que queden tostaditas y, luego, triturarlas con el resto de ingredientes hasta obtener una crema fina y homogénea. Respecto al sorbete, también es fácil de realizar, pero necesita tiempo de reposo en el congelador. 

Si esta sugerencia te ha gustado, también te encantará el ajoblanco frío con uvas, el ajoblanco con gelatina de Oporto o el ajoblanco con langostinos.

Ingredientes paraAjoblanco con pepino y sorbete de melón

  • Para el ajoblanco
  • 80 gramos de Almendras crudas peladas
  • 100 gramos de Miga De Pan
  • 2 Dientes De Ajo
  • 10 mililitros de Vinagre
  • 80 mililitros de Aceite De Oliva
  • 1 pizca de Sal
  • Para el sorbete
  • 800 gramos de Melón cantalupo
  • 50 gramos de Azúcar
  • 1 Limón
  • Para decorar
  • 1 Pepino
  • hojas de Albahaca o de menta

Cómo hacer ajoblanco con pepino y sorbete de melón

1. Corta el melón

Elimina la corteza del melón y retira todas las semillas que pueda tener. Saca 4 bolas de la pulpa, con ayuda del utensilio especial, y resérvalas en la nevera. Corta el melón restante en dados.

1. Corta el melón

2. Elabora un almíbar

Dispón el azúcar en un cazo, añade 50 ml de agua y lleva a ebullición. Cuece hasta que el azúcar se disuelva, retira este almíbar del fuego y deja enfriar. Parte el limón por la mitad, exprímelo y cuela el zumo.

2. Elabora un almíbar

3. Prepara el sorbete

Tritura los dados de melón en el vaso de la batidora, añade el almíbar preparado y el zumo de limón, y mezcla hasta integrarlos. Vierte esta preparación en un recipiente metálico de paredes bajas y congela durante al menos 3 horas.

3. Prepara el sorbete

4. Déjalo en el congelador

Retira el sorbete del congelador, deja que se ablande un poco y tritúralo para romper los cristales de hielo. Congela el sorbete 1 hora más, vuelve a triturarlo y déjalo en el congelador hasta el momento de servir.

4. Déjalo en el congelador

5. Ablanda el pan

Coloca la miga de pan para el ajoblanco en un bol y vierte por encima 100 ml de agua, en un hilo. No te pases añadiendo más cantidad de agua, el pan debe absorber la justa para que se ablande sin desmigarse.

5. Ablanda el pan

6. Tuesta las almendras

Precalienta el horno a 180°. Extiende las almendras en la placa y tuéstalas durante 5-6 minutos en el horno. Retíralas y disponlas en el vaso de la batidora, junto con los ajos pelados, y tritura.

6. Tuesta las almendras

7. Tritura la mezcla

Añade la miga de pan remojada, el vinagre, el aceite y la sal, y tritura de nuevo hasta obtener una mezcla homogénea. Vierte 400 ml de agua muy fría y sigue batiendo; rectifica de sal si hace falta y deja reposar en la nevera un mínimo de 2 horas.

7. Tritura la mezcla

8. Reparte en vasitos

Lava el pepino y córtalo en daditos. Reparte el ajoblanco en 4 vasos altos, junto con el sorbete, los dados de pepino y la bolitas de melón reservadas. Decora con la albahaca, o la menta, lavada y sirve.

8. Reparte en vasitos

Consejos y variantes para el ajoblanco con pepino y sorbete de melón

  • Puedes acompañar el ajoblanco con un sorbete de limón. Hacerlo es fácil: prepara un almíbar con 200 ml de agua y 100 g de azúcar, y añade el zumo de 5 limones. Repite el proceso de congelación del melón y listo.
  • En lugar de pepino, puedes servirlo con unos trocitos de uva, que es una de las presentaciones más clásicas. También puedes optar por jamón serrano crujiente.
  • En el momento de comprar las almendras, elige una variedad que sea de buena calidad. ¡Notarás la diferencia!
  • También puedes preparar el ajoblanco con almendras sin tostar. La víspera, déjalas en la nevera dentro de un recipiente con agua. Así cuando las tritures la textura quedará mejor.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla