Pocos postres han estado tanto tiempo como reyes indiscutibles de las sobremesas familiares de domingo, o de las cartas de los restaurantes, como la tarta helada al whisky. Su base esponjosa de bizcocho genovés, la suave crema de whisky, la nata montada y esa capita de yema tostada crujiente, han hecho las delicias de muchos paladares. Es una tarta sencilla y no posee elaboraciones complejas, lo único que tienes que hacer para lograr buenos resultados es respetar bien los tiempos y procesos de cada paso.

Para esta receta utilizamos un molde rectangular de plum cake, donde se monta la tarta empezando por la crema de whisky y acabando con el bizcocho. De esta manera, al darle la vuelta, las capas están en el orden correcto. 

Las tartas heladas son una opción excelente cuando tenemos invitados. No dejes de echar un ojo a estas otras recetas deliciosas como la tradicional tarta helada de nata y chocolate crujiente, esta tarta helada de chocolate o esta tarta helada de requesón con frutos rojos.

 

 

Ingredientes paraTarta helada al whisky con yema tostada

  • 1 Plancha de bizcocho
  • 10 gramos de Gelatina
  • 4 Huevos
  • 3 Yemas De Huevo
  • 225 gramos de Azúcar
  • 100 mililitros de Whisky
  • 525 mililitros de Nata Para Montar
  • 80 mililitros de Leche
  • 50 gramos de Azúcar Glas
  • 15 gramos de Harina De Maíz
  • Azúcar Moreno

Cómo hacer tarta helada al whisky con yema tostada

1. Cuece las yemas

Hidrata la gelatina en 3 cucharadas de agua fría. Casca los huevos separando las yemas de las claras. Coloca las primeras en un cazo, con 20 g de azúcar y la leche, y cuece, removiendo, hasta que espese. Aparta la crema del fuego y mézclala con la mitad del whisky y la gelatina. Deja templar.

1. Cuece las yemas

2. Monta la nata

Monta las claras a punto de nieve firme con 80 g de azúcar; separa la cuarta parte de este merengue y mezcla el resto con la crema de whisky. Monta 300 ml de nata con el azúcar glas y añádela también a la crema. Reserva en la nevera.

2. Monta la nata

3. Mezcla el merengue

Dispón en un cazo 50 g de azúcar, el whisky restante y 100 ml de agua. Lleva a ebullición y cuece unos 5 minutos, hasta obtener un almíbar ligero. Retira y deja enfriar. Mientras, bate 125 ml de nata con 25 g de azúcar. Agrégale el merengue reservado y mezcla muy bien.

3. Mezcla el merengue

4. Monta la tarta

Corta un rectángulo de bizcocho del mismo tamaño que el molde. Vierte la crema de whisky en el fondo, cúbrela con la nata batida y coloca encima el bizcocho. Congela la tarta 12 horas. Desmóldala y vuelve a dejarla en el congelador.

4. Monta la tarta

5. Prepara la yema

Bate las 3 yemas con la maicena, el azúcar restante y 100 ml de agua en un cazo. Cuece la mezcla, sin dejar de remover, hasta que espese. Retira y deja enfriar.

5. Prepara la yema

6. Quema el azúcar

Saca la tarta del congelador y cúbrela con la crema de yema. Espolvoréala con azúcar moreno y quema este con la plancha especial. Monta el resto de la nata y termina de decorarla.

6. Quema el azúcar

Trucos para una tarta helada al whisky perfecta

  • Utiliza un whisky de calidad, no hace falta que sea el más caro del mundo, pero cuanto mejor sea el ingrediente, mejor será el resultado final.
  • Para quemar la yema tostada, puedes utilizar un soplete de cocina o un quemador de azúcar eléctrico, los dos te darán un buen resultado.
  • Puedes utilizar también un molde redondo desmontable, en cuyo caso deberás montar la tarta empezando por el bizcocho y acabando por la capa de yema tostada.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla