La leche merengada es una bebida perfecta para el verano. Servida bien fresquita o granizada con un poco de canela por encima y un barquillo es todo un placer para el paladar. Hoy te proponemos una deliciosa variante de esta receta tradicional: unos polos de leche merengada. 

Muy fáciles de preparar, aunque algo laboriosos, para que estos polos de leche merengada te queden perfectos y con un sabor exquisito, tienes que realizar dos pasos fundamentales. Por un lado, aromatizar la leche con la ramita de canela y la ralladura de limón, y, luego, preparar la nata montada. Si quieres que quede bien montada y aporte toda su cremosidad al polo, procura que tanto la nata como el cuenco y las varillas estén bien fríos, así tendrás mejores resultados. Luego, añade el azúcar glas y ve batiendo hasta que se formen unos picos suaves. Una vez tengas la leche y la nata preparadas, solo tendrás que verter la mezcla en los moldes y… a congelar. 

¿Quieres descubrir más polos realizados con leche? Echa un vistazo a los polos con fruta de temporada, los polos de chocolate y vainilla o los polos almendrados

Ingredientes paraPolos de leche merengada

  • 1 litro de Leche
  • 40 gramos de Azúcar
  • 125 mililitros de Nata Para Montar
  • 1 cucharada de Azúcar Glas
  • 1 ramita de Canela
  • 1 Limón
  • Canela En Polvo

Cómo hacer polos de leche merengada

1. Limpia el limón

Lava el limón bajo el chorro del grifo, frotándolo con un cepillito. Sécalo bien con papel de cocina y pélalo, retirando solo la parte amarilla de la cáscara, ya que la blanca resulta amarga.

1. Limpia el limón

2. Aromatiza la leche

Vierte la leche en un cazo, y añade la canela en rama y la cáscara de limón. Llévala a ebullición y déjala cocer 2 minutos a fuego vivo, sin dejar de remover. Transcurrido el tiempo indicado, retírala del fuego.

2. Aromatiza la leche

3. Cuela la mezcla

Tapa la cazuela y deja enfriar. Cuela la leche y resérvala en la nevera durante 1 hora como mínimo. 

3. Cuela la mezcla

4. Monta la nata

Coloca la nata, que debe estar muy fría, en un cuenco, agrega el azúcar glas y móntala con las varillas eléctricas. Incorpora la leche aromatizada y sigue batiendo hasta obtener una mezcla cremosa.

4. Monta la nata

5. Reparte en el molde y congela

Distribuye la leche merengada en moldes para polos y resérvalos en el congelador durante al menos 4 horas. Desmóldalos, espolvoréalos con canela y sírvelos en seguida.

5. Reparte en el molde y congela

Consejos para los polos de leche merengada

  • Para desmoldar los polos fácilmente, sumérgelos durante unos segundos en agua templada o déjalos un momento debajo del grifo con agua caliente.
  • Cuando rellenes los moldes, acuérdate de no llegar hasta el borde ya que el líquido, al congelarse, podría rebosar.
  • Si no encuentras moldes de polo, puedes usar vasitos de yogur. Y en lugar de palitos, puedes colocar cucharitas de café.
  • Con esta misma receta puedes elaborar una leche merengada para beber. Congélala solo 1 hora. Luego, remuévela bien y repártela en vasos.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla