¿Una receta de albóndigas por menos de 400 calorías? Sí, se puede. Porque si en lugar de freírlas en aceite las cueces en el horno. Y si en lugar de una salsa más elaborada preparas una salsa verde a base de perejil y ajo con caldo de verduras, ya estás reduciendo y mucho el aporte de grasas de la receta. Eso sí, para darle un toque de distinción, hemos añadido un poco de cava a la salsa, y también unas avellanas picadas que consiguen una textura más densa y un punto crujiente que le va muy bien a la receta.

El tamaño de las albóndigas va a influir en el tiempo de horneado, tenlo en cuenta. Si las haces mini, reduce un poco el tiempo de horno. Estas tienen un tamaño perfecto para comerlas en mitades, algo bastante aconsejable porque así puedes bañarlas en la salsa cada vez que te llevas un pedazo a la boca.

Las albóndigas de pescado, como estas de merluza o las de bacalao, igual que las hamburguesas de pescado, son un gran invento para los que tienen niños en casa que se niegan a comer pescado. Porque las asocian a un plato de carne y el sabor del pescado queda enmascarado por la salsa que lo acompaña y los demás ingredientes (huevo, harina...).

Ingredientes paraAlbóndigas de salmón en salsa verde

  • 500 gramos de Filete De Salmón sin piel ni espinas
  • 1 Zanahoria
  • 1 Cebolleta
  • 1 Huevo
  • 50 gramos de Pan Rallado
  • 1 manojo de Perejil
  • 4 Dientes De Ajo
  • 75 gramos de Avellanas tostadas y trituradas
  • 125 mililitros de Cava
  • 1 vaso de Caldo De Verduras
  • Aceite De Oliva
  • Sal

Cómo hacer albóndigas de salmón en salsa verde

1. Limpia y pica el salmón

Limpia los filetes de salmón, eliminando las espinas que pudieran tener. Lávalos y sécalos muy bien con papel absorbente de cocina. Pícalos con un cuchillo bien afilado y resérvalos en la nevera.

1. Limpia y pica el salmón

2. Pica las verduras

Limpia la cebolleta y raspa la zanahoria. Lávalas, pícalas y sofríelas en una sartén con 2 cucharadas de aceite, durante unos 5 minutos, hasta que estén tiernas. Retíralas del fuego y déjalas enfriar.

2. Pica las verduras

3. Añade el salmón picado

Pasa el sofrito a un cuenco amplio y agrega el salmón, el pan rallado y el huevo batido. Sazona y remueve hasta que se integren bien todos los ingredientes.

3. Añade el salmón picado

4. Forma las albóndigas

Ve cogiendo pequeñas porciones de la masa de salmón, mejor con las manos humedecidas en agua para que no se te pegue, y forma bolitas del mismo tamaño.

4. Forma las albóndigas

5. Hornea las albóndigas

Pinta las albóndigas con aceite de oliva, con un pincel de cocina, colócalas en una fuente apta para horno forrada con papel sulfurizado y cuécelas durante 3 minutos en el horno precalentado a 200º.

5. Hornea las albóndigas

6. Prepara la salsa verde

Lava y seca el perejil. Reserva unas hojitas para decorar y pica el resto muy menudo. Pela los dientes de ajo, retírales el germen, pícalos también y sofríelos en una cacerola con 3 cucharadas de aceite durante 2 minutos. Vierte el cava y el caldo y añade el perejil y la avellana. Rectifica de sal si es necesario y deja cocer durante 5 minutos.

6. Prepara la salsa verde

7. Incorpora las albóndigas

Incorpora las albóndigas a la cazuela y prosigue la cocción durante 5 minutos más. Sírvelas sobre una base de salsa verde, decoradas con el perejil reservado.

7. Incorpora las albóndigas

Otras salsas para las albóndigas de salmón:

Más allá de la clásica salsa de tomate o de la salsa verde que te mostramos en esta receta, puedes preparar otras salsas que quedan deliciosas con estas albóndigas de salmón.

  • Salsa de almendras. Se prepara con almendras tostadas, caldo de pollo, vino blanco, un poco de pan duro, cebolla y ajo (el ajo es opcional). Primero pochas las cebollas y el ajo, añades el vino y dejas que evapore el alcohol, añades el caldo, el pan y las almendras picadas, cocinas unos minutos todo junto y luego lo trituras hasta lograr la textura deseada.
  • Salsa de champiñones. Trocea los champiñones y una cebolla y póchalos en una sartén con aceite. Añade nata para cocinar, salpimienta y tritura.
  • Salsa de quesos. Funde unos cuantos quesos distintos (puedes aprovechar para dar salida a las puntas que tengas en la nevera) en un cazo con un poco de mantequilla. Cuando estén fundidos, añade un poco de nata líquida para cocinar y remueve hasta que se integre. Salpimienta a tu gusto y sirve esta salsa sobre las albóndigas.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla