CARNES

Solomillo de cerdo crujiente con ensalada

En este solomillo el secreto del éxito está en el rebozado, primero con mostaza y luego con nachos triturados, que al hornearlo crean una costra crujiente. Se acompaña de una ensalada de brotes con vinagreta.

Personas: 4 Tiempo: 45 min

paso_a_paso_para_realizar_solomillo_de_cerdo_crujiente_con_ensalada_resultado_final

Ingredientes para Solomillo de cerdo crujiente con ensalada

  • 2 solomillos de cerdo
  • 200 g nachos
  • 50 g mostaza de dijon
  • brotes tiernos de lechuga
  • 20 ml vinagre de módena
  • 1 cdta semillas de sésamo
  • 4 tallos cebollino
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta

Temporada: Todo el año

Técnica: Técnica mixta

Tipo Plato: Segundos platos y platos principales

Precio: € €

Dificultad: Fácil

¿Te ha gustado?
Vota esta receta:
4 (19 votos)

El solomillo de cerdo admite infinidad de preparaciones. Es más económico que el de ternera y puedes sacarle mucho partido. Siempre queda mejor cocinando la pieza entera para luego cortarla en rodajas y emplatarlo.

Esta receta es muy fácil de preparar, solo tienes que dorar los solomillos enteros y después untarlos con una capa de mostaza de Dijon y rebozarlos con una capa de nachos trituraditos. Luego se hornea, así no incrementa el valor calórico que aportaría una fritura.

Nuestro solomillo crujiente se acompaña de una ensalada de brotes de lechugas con una vinagreta bien emulsionada. De este modo tienes un delicioso y completo plato único.

Pruébalo también con salsa roquefort, a la provenzal con piña o braseado al vino dulce

Cómo hacer Solomillo de cerdo crujiente con ensalada

1. Dora los solomillos

1. Dora los solomillos

Limpia los solomillos y salpimiéntalos. Dóralos en una sartén con 3 cucharadas de aceite por todos los lados. Retíralos, deja que se enfríen y úntalos con la mostaza. 

2. Tritura los nachos

2. Tritura los nachos

Tritura completamente los totopos (o nachos), ponlos en una bandeja y reboza con ellos los solomillos.

3. Hornea la carne

3. Hornea la carne

Hornea los solomillos empanados 20 minutos en el horno precalentado a 175º; sácalos y deja que reposen 10 minutos. 

4. Emulsiona la vinagreta

4. Emulsiona la vinagreta

Mientras, mezcla en un bol el vinagre con el doble de cantidad de aceite, las semillas de sésamo, sal y pimienta, y bate hasta que emulsione.

5. Aliña las lechugas

5. Aliña las lechugas

Lava las lechugas, escúrrelas muy bien y alíñalas con la vinagreta anterior. Lava, seca y pica menudo el cebollino.

6. Haz rodajas gruesas

6. Haz rodajas gruesas

Parte los solomillos en rodajas gruesas y repártelos en los platos con la ensalada aliñada; espolvorea con el cebollino y sirve enseguida.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?