Los champiñones se llevan bien con muchísimos ingredientes pero con los quesos de sabor fuerte hacen una pareja excepcional. Por eso nos gusta tanto esta receta (y porque es sencillísima de preparar) porque los combina sin complicaciones y porque tiene un sabor espectacular. Una de las particularidades del carpaccio es que se prepara con ingredientes crudos así que solo tendrás que asegurarte de cortar bien finos los champiñones para el obtener el mejor resultado posible.

Sí, los champiñones, si están bien limpios, se pueden comer crudos perfectamente, al igual que otros vegetales como los calabacines o el hinojo. Sin embargo, los carpaccios más famosos son los de ternera, que también se suelen preparar con rúcula y que incluso se pueden marinar.

El que te proponemos aquí no tiene mucho misterio. Solo hay que limpiar bien los champiñones, mejor con un trapo húmedo que sumergidos bajo el agua, eliminar el pie y cortarlos muy muy finitos con una mandolina. Luego hay que regarlos con zumo de limón para que no se oxiden y colocarlos sobre el plato con gracia, mejor con forma de flor. Para terminar, añadimos unas lascas de queso parmesano y un puñado de rúcula.

Ingredientes paraCarpaccio de champiñones con rúcula y parmesano

  • 16 Champiñones medianos
  • 50 gramos de Rúcula
  • 80 gramos de Queso Parmesano
  • ½ Limón
  • Semillas De Sésamo
  • Vinagre Balsámico
  • Aceite De Oliva
  • Sal

Cómo hacer carpaccio de champiñones con rúcula y parmesano

1. Corta finos los champiñones

Exprime el limón y cuela el zumo. Elimina el pie de los champiñones, lava los sombreros y sécalos bien. Con la ayuda de una mandolina córtalos en láminas muy finas y rocíalas con el limón para evitar que se oxiden.

1. Corta finos los champiñones

2. Haz lascas de queso

Corta el queso en lascas con un pelador. Lava y seca las hojas de rúcula. Reparte las láminas de champiñón formando círculos concéntricos superpuestos de distintos tamaños y espolvoréalos con las semillas de sésamo.

2. Haz lascas de queso

3. Añade la rúcula y sazona

Reparte la rúcula en el centro y añade las lascas de queso. Sazona, adereza con vinagre y aceite al gusto y sirve el plato enseguida.

3. Añade la rúcula y sazona

El truco

Si no tienes parmesano también puedes utilizar un queso manchego curado o un Idiazábal.

Consejos:

  • Tuesta las semillas de sésamo previamente para que aporten un aroma más marcado. Solo tienes que ponerlas en una sartén caliente y remover durante unos minutos.
  • Otro tipo de setas con las que puedes preparar un carpaccio igual de apetecible que este son las portobello, las de cardo o los boletus.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla