Si quieres incorporar más pescado a tus menús diarios y estás buscando ideas apetitosas para “camuflarlo” y que tu familia, especialmente los niños, se lo coman sin rechistar, aquí tienes una sugerencia que se ajusta perfectamente a tus necesidades: unas albóndigas de pescado con salsa de cebolla y una guarnición de boniato y calabaza. Crujientes por fuera y muy suaves y jugosas por dentro, estas albóndigas están tan ricas que te conquistarán. Te aconsejamos que hagas más de la cuenta porque, a la que lleguen a la mesa, van a desaparecer.

Elaboradas simplemente con pescadilla, pan remojado en leche, huevo, sal y pimienta, estas albóndigas son facilísimas de realizar. Una vez tengas la masa lista, déjala unos minutos en la nevera para que repose y, luego, empieza a realizar las bolitas. Pásalas por harina, huevo batido y pan rallado y… a freír. 

Si esta receta te ha gustado, prueba también las albóndigas de salmón en salsa verde, las albóndigas de cazón en salsa verde con espárragos y huevo duro o las albóndigas de caballa en salsa. Todas están exquisitas.

Ingredientes paraAlbóndigas de pescado

  • 750 gramos de Pescadilla limpia, sus espinas y cabeza
  • 700 gramos de Boniatos y calabaza
  • Laurel
  • 1 Cebolla
  • 3 Huevos
  • Miga De Pan de 1 rebanada
  • Pan Rallado
  • 65 mililitros de Leche
  • 150 mililitros de Vino Blanco
  • Aceite
  • Sal
  • Nuez Moscada
  • Pimienta
  • Harina
  • Mantequilla

Cómo hacer albóndigas de pescado

1. Asa el boniato y la calabaza

Prepara la guarnición. Lava el boniato y la calabaza y ásalos tapados 1 h en el horno a 180º. Pincha para saber si están listos, si no, asa unos minutos más.

1. Asa el boniato y la calabaza

2. Mézclalos con mantequilla

Déjalos templar y pélalos. Luego, aplasta y mezcla el puré con una nuez de mantequilla. Vierte 50 ml de leche para hacerlo más cremoso, salpimienta, aromatiza con nuez moscada y reserva caliente.

2. Mézclalos con mantequilla

3. Pocha la cebolla

Pela la cebolla, pícala y póchala en una cazuela con aceite; vierte el vino, reduce y retira. En esa misma olla, rehoga las espinas y la cabeza de pescado.

3. Pocha la cebolla

4. Tritura la salsa

Añade el laurel, 400 ml de agua y sal y cuece hasta que se reduzca a la mitad; apaga, deja reposar y cuela el caldo. Viértelo sobre la cebolla, tritura y reserva esta salsa.

4. Tritura la salsa

5. Pica la pescadilla

Limpia la pescadilla, lávala y pícala. Ponla en un bol con el pan remojado en la leche restante. Luego, añade 1 huevo, sal y pimienta y mezcla hasta tener una masa.

5. Pica la pescadilla

6. Forma las albóndigas

Cubre con film y deja 30 minutos en la nevera. Luego, coge porciones de masa del tamaño de una nuez, dales forma de albóndiga y enharínalas. Bate el resto de los huevos, reboza las albóndigas y pásalas por el pan rallado.

6. Forma las albóndigas

7. Fríe las albóndigas

Dora las albóndigas a fuego medio y por tandas y escúrrelas. Calienta la salsa, repártela en los platos con las albóndigas y sirve con el puré aparte.

7. Fríe las albóndigas

Consejos y variantes para las albóndigas de pescado

  • Puedes enriquecer estas albóndigas agregando unas gambas troceadas.
  • Fríe las albóndigas en tandas para que la temperatura del aceite no se baje. Y, luego, ponlas sobre papel absorbente de cocina para que suelten todo el aceite.
  • Para que queden más crujientes, añade a la masa unas semillas de sésamo o granillo de almendra. Es suficiente con 1 cucharada.
  • Sustituye la salsa de cebolla por una de tomate.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla