ARROCES Y CEREALES

Risotto de espárragos con parmesano

Si te gusta la gastronomía italiana, toma nota de la siguiente receta. Es un exquisito risotto de espárragos verdes con queso parmesano. No te defraudará.

Personas: 4 Tiempo: 35 min Calorías: 357 Cal

risotto_de_esparragos_con_parmesano

Ingredientes para Risotto de espárragos con parmesano

  • 400 gramos de arroz carnaroli
  • 24 espárragos verdes
  • 1 cebolla tierna
  • 2 dientes de ajo
  • 400 mililitros de vino blanco
  • 1 litro de caldo de verduras
  • 100 gramos de queso parmesano
  • 50 gramos de mantequilla
  • 2 ramitas de perejil
  • pimienta de 3 colores
  • aceite de oliva
  • sal

Dieta: Mediterránea

Temporada: Todo el año

Técnica: Rehogado

Tipo Plato: Primeros platos y entrantes

Precio: € €

Dificultad: Fácil

¿Te ha gustado?
Vota esta receta:
5 (6 votos)

Actualizado a

Si hay una receta de origen italiano que triunfa en todo el mundo, esta es el risotto. Cremoso, untuoso y con una textura del grano de arroz que atrapa a quién lo prueba. ¿Cuál es su secreto? En primer lugar, el tipo de arroz. No vale cualquier variedad y es importante escoger una que sea específica. En el risotto de espárragos que te proponemos hemos optado por la variedad carnaroli, pero también se puede hacer con arborio. La principal característica de este tipo de arroces es que absorben mucho caldo, con lo cual ganan en sabor, y, además, al ir removiéndolo durante la cocción liberan almidón, creando esa textura cremosa que les caracteriza.

Otro de los secretos del risotto es la técnica para añadir el caldo. Hay que ir echando el caldo caliente poco a poco, cazo a cazo, según se vaya consumiendo e ir removiendo continuamente para que se absorba bien el líquido. El arroz suele estar listo en unos 18 minutos. Si dudas sobre si está cocido o no, puedes ir probándolo. Si está suave por fuera y ligeramente al dente por dentro es que está hecho. En ese momento, cuando el arroz está cocinado y el caldo se haya absorbido, hay que mantecarlo. Aparta la cazuela del fuego y añádele la mantequilla y el parmesano rallado, y con una cuchara de madera o espátula remueve lentamente para fundirlos y que el risotto quede cremoso.

¿Te has quedado con ganas de hacer otros risottos? Prueba con uno de queso Idiazábal y jamón serrano, uno de setas de primavera o un tradicional risotto a la milanesa con azafrán. Acompaña cualquiera de estos risottos con una ensalada con frutas y tendrás un menú completo delicioso.

Cómo hacer Risotto de espárragos con parmesano

1. Pela los espárragos

1. Pela los espárragos

Pon a calentar el caldo y mantenlo a punto de ebullición a fuego medio. Mientras, lava los espárragos, pélalos y corta las puntas de unos 3 cm de largo. Reserva.

2. Pica la cebolla

2. Pica la cebolla

Pela la cebolla y los ajos y pícalos bien menudos.

3. Ralla el queso

3. Ralla el queso

Ralla el queso parmesano y corta la mantequilla en dados, reserva ambos.

4. Rehoga los ajos

4. Rehoga los ajos

Calienta una sartén profunda con 2 cucharadas de aceite y rehoga los ajos y la cebolla picados durante 2 minutos a fuego medio, junto con 1 cucharadita de pimienta molida.

5. Añade el arroz

5. Añade el arroz

Incorpora el arroz, un poco de sal y mezcla bien. Vierte el vino y deja reducir completamente removiendo de vez en cuando.

6. Vierte el caldo caliente

6. Vierte el caldo caliente

Cuando el arroz esté seco, vierte 1 cucharón de caldo caliente, remueve, y deja secar otra vez. Repite la operación hasta que se acabe el caldo o que haya cocido entre 15 y 18 minutos según el punto de arroz que estés buscando.

7. Añade los espárragos

7. Añade los espárragos

Cuando falten 5 minutos para el final de la cocción, añade las puntas de los espárragos que habías reservado. Y cuando tengas el arroz seco y en su punto, apártalo del fuego e incorpora la mantequilla y el parmesano rallado.

8. Remueve el risotto

8. Remueve el risotto

Para ligar el risotto, haz un movimiento de vaivén con la sartén y, al mismo tiempo, ve mezclando con una espátula para que emulsione. Rectifica el punto de sal y sirve con perejil picado espolvoreado por encima.

El truco:

A diferencia de otros arroces, el risotto sí se debe remover al final de la cocción para que ligue y emulsione.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?