Hay infinidad de recetas a las que puedes añadir un poco de queso fresco para enriquecerlas, pero si lo haces casero, no te puedes perder esta comporta de mandarina con queso fresco y nueces ni estos riquísimos pimientos rellenos de queso fresco.

En otra receta que se notará la artesanía del queso fresco, es en este postre de sandía con bolitas de queso fresco. Que también se hace con muy pocos ingredientes, de manera que el queso y la fruta son los protagonistas del plato. Toma nota de cómo prepararlo.

¿Qué es el queso fresco?

PASO A PASO PARA HACER QUESO FRESCO: INTRODUCIR DENTRO DE UN ARO EL QUESO PARA DARLE FORMA. RESULTADO FINAL.
00433966.jpg

El queso fresco no es más que un tipo de queso blando obtenido generalmente de leche de vaca u oveja, que no requiere de un proceso de maduración.

¿Qué características tiene el queso fresco?

Por lo que podemos decir que algunas de sus características más destacadas es su textura húmeda y blanda, su sabor suave, y su bajo aporte graso.

Partiendo de la base de que el queso fresco es uno de los más saludables, dentro de todos los que puedas elegir en el mercado, el queso fresco más sano será el que tenga un mejor porcentaje graso y menos contenido en sal.

¿Cómo se llama el queso fresco en España?

Además de conocerlo como queso fresco, en España también se le llama queso de Burgos por la tradición que tenían los campesinos de elaborar y vender este tipo de queso proveniente de la leche de sus ovejas.

Cómo hacer queso fresco paso a paso (vídeo y receta)

Si quieres aprender paso a paso cómo hacer queso fresco con 3 ingredientes, no te pierdas nuestra receta de la mano de Anna desde su cuenta de instagram @annarecetasfaciles.

Queso fresco
Para 4 personas
Ingredientes
  • 2 litros de leche entera de vaca
  • 80 mililitros de vinagre de vino
  • 4 gramos de sal
Paso a paso
  1. Mezcla los ingredientes

    Vierte la leche en una olla grande, agrega la sal, y el vinagre, y remueve mientras llevas la mezcla a ebullición. Cuando empiece a hervir, retira la olla del fuego y deja reposar la mezcla unos 10 minutos.

  2. Pasa la mezcla por un colador

    Coloca un colador sobre un cuenco amplio de cristal y cúbrelo con un paño limpio de algodón. Vierte la mezcla de queso sobre el paño, recoge las puntas del paño, y escúrrelo bien antes de colocarlo dentro de un cestillo de plástico.

  3. Trabaja la masa de queso con las manos

    Una vez dispuesta la masa de queso en el cestillo, trabájala con las manos aplastándola y escurriéndola hasta que vaya tomando la forma del queso.

  4. Escurre el queso

    Coloca un trozo de papel absorbente doblado en 4 partes sobre un plato hondo y coloca encima el cestillo con el queso. Cúbrelo con otro trozo de papel doblado de la misma forma, y conserva el queso 5 horas en la nevera.

  5. Desmolda el queso

    Retira ambos trozos de papel, y vuelca el cestillo sobre un plato. Conserva el queso en la nevera dentro de un recipiente de plástico con tapadera cubierto de agua.