Si te gustan las natillas caseras pero en casa hay alguien que no puede (o no quiere) consumir huevo, apunta esta receta alternativa con la que conseguir un postre tan tradicional como el que preparaba tu abuela sin necesidad de utilizar este ingrediente.

Unas ricas natillas caseras

Estas natillas caseras, receta de la abuela, son sencillísimas de preparar, y el resultado quedan tan bien ¡o incluso mejor! que las que llevan huevo. Para hacerlas aún más saludables, puedes utilizar leche sin lactosa, y cerciorarte de que tampoco llevan gluten.

Para conseguir que queden bien espesitas no necesitarás más maizena de lo habitual. Basta con tener paciencia y cocerlas a fuego muy lento, sin dejar de remover. Porque el cariño y el tiempo son el ingrediente principal para conseguir unas natillas irresistiblemente perfectas.

Natillas sin huevo
Para 6 personas
Ingredientes
  • 600 mililitros de leche con o sin lactosa
  • Nata líquida para montar con o sin lactosa
  • Una vaina de vainilla
  • Canela en rama
  • Cúrcuma molida
  • 25 gramos de maizena
  • 65 gramos de azúcar
  • Sal
  • Galletas tipo María
Paso a paso
  1. Infusiona la leche

    Vierte la leche -normal o la que prefieras- con la nata en una cazuela con la vaina de vainilla abierta y la rama de canela. Calienta hasta que casi llegue a hervir, y apaga inmediatamente el fuego dejando que se infusione al menos 15 minutos. Añade la cúrcuma y disuélvela bien en la leche.

  2. Elabora la crema de ls natillas

    Mientras se enfría la leche, mezcla en un bol aparte la maizena con el azúcar y una pizca de sal. Cuela la infusión de leche vertiéndola sobre la segunda mezcla con un colador. Remueve muy bien con las varillas y llévala al fuego. Calienta a fuego bajo, removiendo constantemente con movimientos suaves, hasta que espese. Ten en cuenta que esperará algo más cuando se enfríe.

  3. Reparte en los recipientes

    Reparte la elaboración en recipientes individuales y deja que se enfríen en la nevera durante el menos 2 horas.

  4. Decora y sirve tus natillas sin huevo

    Sirve tus natillas con una galleta tipo María, que puedes añadir durante el tiempo que enfríe en la nevera,para que quede blandita; o justo antes de consumirlas, para que quede crujiente. También quedan ricas con frutos secos, fruta natural, azúcar quemado o canela molida.

¿Te apetece probar otras natillas más originales y sorprendentes? No te pierdas estas alternativas que te proponemos de las que estamos seguros que te enamorarás desde la primera cucharada.