Cómo hacer helado casero: método fácil y sin heladera

No necesitas ni heladera ni mantecadora para elaborar un helado básico del sabor que quieras: chocolate, limón, vainilla, té matcha... Es más fácil de lo que crees, solo has de seguir nuestros consejos y receta.

Cucuruchos de helado de chocolate y vainilla
Cristina Alvarez
Directora de CocinaFácil.com

Es verano, hace calor. ¿Qué mejor bocado que un helado para refrescarte por dentro y por fuera? ¿Quieres saber cómo hacer helado casero? Tenemos el método más fácil y rápido y no necesitas ningún aparato especial, heladera o mantecadora... Solo 4 ingredientes más el que tú escojas, un bol, un tenedor (o una batidora) y un congelador.

Preparación helado casero Lecturas

¿Qué ingredientes necesitas para hacer helado?​

Los 4 ingredientes que necesitaspara hacer un helado casero básico son:

  • Yemas de huevo
  • Azúcar
  • Leche
  • Nata de montar 

Más allá de esta base, puedes añadir toda clase de saborizantes caseros, como por ejemplo:

  • Chocolate, frutas, café, extractos, frutos secos, hierbas aromáticas...
  • Especias: vainilla, té, canela...

También puedes hacer helados especiales si alguien en casa tiene una intolerancia o alergia alimentaria, por ejemplo usando bebidas vegetales si alguien tiene alergia a la leche. O bien emplear edulcorantes como la stevia, si alguien no puede tomar azúcar.

Helados caseros variados Lecturas

Receta básica para hacer helado casero

Hay muchas recetas para hacer helado casero básico, con pequeñas variaciones entre ellas (con o sin nata, con la nata montada, sin huevo, con más o menos azúcar...), pero esta receta de helado es sencilla, sale bien y está riquísima.

Cómo hacer helado casero básico
Para 8 raciones
Ingredientes
  • 300 mililitros de leche entera o semidesnatada
  • 200 mililitros de nata de montar
  • 4 yemas de huevo
  • 150 gramos de azúcar
  • Y el ingrediente que tú escojas
Elaboración del helado, paso a paso
  1. Hierve la nata y la leche

    Lleva la leche y la nata a ebullición en un cazo puesto al fuego. Si añades otros ingredientes o saborizantes, agrégalos también para que se integren en la mezcla.

    Hervir la nata y la leche Lecturas
  2. Deja infusionar

    Cuando arranque a hervir, aparta el cazo del fuego y déjalo reposar para infusionar la leche y la nata. Espera a que se enfríe.

  3. Bate las yemas con el azúcar

    Bate las yemas con el azúcar, mejor con varillas eléctricas (pero si no tienes, unas manuales también te servirán), hasta que obtengas una mezcla cremosa.

    Batir las yemas con el azúcar Lecturas
  4. Mézclalo todo

    Remueve bien las dos preparaciones y vierte la crema resultante en un molde amplio (debes hacer una capa no muy gruesa, para poder romper los cristales luego).

  5. Congela el helado

    Introduce el molde en el congelador durante 30 o 40 minutos. Pasado este tiempo, remueve el helado con un tenedor (así rompes los cristales de hielo y queda más cremoso) o bátelo con la batidora.

    Romper los cristales de hielo del helado Lecturas
  6. Repite el proceso 3 veces más

    Vuelve a introducir en el congelador y repite la operación 3 veces más.

  7. Retira del congelador antes de servir

    Retira el helado del congelador unos 10 minutos antes de servirlo. Y si ha quedado muy duro, puedes volver a batirlo para que esté más cremoso.

¿Cómo hacer helado de chocolate o de otros sabores?

Como te decíamos, esta es una receta base para hacer helado, pero luego le puedes añadir los sabores que más te gusten, o mezclar varios hasta encontrar la fórmula perfecta de tu helado ideal. Aquí te damos algunos ejemplos, pero la lista es interminable...

Helado de chocolate

Añade a la leche 150 gramos de chocolate fondant (negro, con leche o blanco) troceado o unas cucharadas de cacao puro en polvo (a tu gusto, en función de lo fuerte que te guste el sabor a chocolate). Si te gusta la stracciatella, añade la misma cantidad de chocolate pero rallado y en frío, para que los trocitos de chocolate no se disuelvan.

Helado de limón

Agrega el zumo y la ralladura de 2 limones a la mezcla de leche con nata (lo mismo: si te gusta más o menos potente, varía la cantidad de zumo y ralladura). Si quieres helado de naranja, haz lo mismo pero con la ralladura y el zumo de 2 naranjas.

Helado de vainilla

Aromatiza la leche con las semillas de dos vainas de vainilla (quedará con esos puntitos negros tan característicos del helado de vainilla artesanal) o unas gotas de esencia de vainilla.

Helado de fruta

Añade la fruta que quieras (melocotón, fresones, plátano...) previamente batida y en frío a la mezcla de nata y leche.

Helado de té

Agrega un par de cucharadas de té en polvo, como por ejemplo té matcha, a la mezcla de leche y nata.

Helado de fresa
iStock

¿Cómo servir el helado casero?

Solo, tal cual, es un postre delicioso, pero en Cocina Fácil siempre vamos un paso más allá, y nos encanta dar a nuestros platos un toque diferente, personal o simplemente decorativo. Porque la presentación también importa.

Bolas de helado

La manera más sencilla es servir varias bolas en un bol, que puedes regar con un poco de chocolate deshecho caliente (la mezcla de texturas y de temperaturas es ideal), espolvorear con unos frutos secos caramelizados picados. Una galleta de barquillo siempre queda muy decorativa. Para sacar bolas, lo más cómodo es utilizar un sacabolas especial para helado o, si no tienes, puedes darle forma de quenelle (ovalada) con un par de cucharas de sopa.

Conos, cucuruchos y tulipas

También puedes servir las bolas de helado en conos (cucuruchos) o tulipas de galleta, mejor si son caseros. Puedes bañar la parte superior de los cucuruchos y una mitad de las tulipas (o la parte interior de la galleta) con chocolate fundido (negro, con leche o blanco, el que más te guste), y dejarlos un rato en la nevera para que el chocolate se endurezca antes de añadir las bolas de helado.

Corte de helado

Otra manera clásica y tradicional de servir el helado, entre dos galletas. Pueden ser obleas compradas o galletas hechas en casa, así el postre es 100% casero y artesanal. Para hacer cortes, lo mejor es utilizar un molde estrecho y alargado, con el que conseguir un helado en forma de barra o lingote. Así luego puedes cortarlo y ya tiene la forma perfecta para hacer un sándwich de helado.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?