Que la carne quede jugosa, eso es lo más importante a la hora de cocinar unas carrilleras. Y es que aunque se trata de una pieza que puede quedar exquisita, requiere de una cocción larga (a veces incluso a veces de una maceración previa). Pero te garantizamos que esta receta está pensada para que queden tiernas y con un sabor absolutamente adictivo. ¡Te van a encantar!

Las carrilleras al vino son un clásico y quedan de maravilla pero es que a estas les hemos dado una vuelta de tuerca añadiéndoles chirivías y, lo mejor de todo, avellanas. Y es que los frutos secos están muy infrautilizados en nuestra cocina cuando son un contrapunto de sabor maravilloso, especialmente en los platos de carne donde además añaden un punto crujiente que mejora la experiencia de comer en todos los sentidos.

En este caso, hemos conservado las verduras enteras pero si quieres puedes sacarlas del guiso, triturarlas con la batidora eléctrica, y volverlas a incorporar para que hagan una salsita suave. También puedes servir las carrilleras acompañadas de una guarnición de patatas, que puedes cocer junto con la carne, o asarlas en el horno.

Ingredientes paraCarrilleras guisadas con vino y avellanas

  • 8 Carrilleras De Cerdo
  • 2 Zanahorias
  • 4 Chirivías
  • 1 Cebolla
  • 2 Dientes De Ajo
  • 1 Puerro pequeño
  • 2 ramitas de Tomillo
  • 200 mililitros de Vino Tinto
  • 400 mililitros de Caldo De Carne
  • 100 gramos de Harina De Trigo
  • 40 gramos de Avellanas tostadas
  • Aceite De Oliva
  • Sal
  • Pimienta Negra

Cómo hacer carrilleras guisadas con vino y avellanas

1. Corta las carrilleras

Deshuesa las carrilleras pasando el cuchillo entre los huesos y la carne por ambos lados del hueso. Corta los trozos de carne en dados uniformes de 2 cm, salpiméntalos y enharínalos.

1. Corta las carrilleras

2. Trocea las hortalizas

Pela las zanahorias y córtalas en daditos. Pela las chirivías y córtalas en rodajas regulares. Pela y pica la cebolla y los dientes de ajo. Parte el puerro por la mitad a lo largo. Lávalo con agua fría, escúrrelo y luego córtalo en rodajas.

2. Trocea las hortalizas

3. Dora la carne

Dora los trozos de carne en una cazuela con 2 cucharadas de aceite y reserva. 

3. Dora la carne

4. Sofríe las verduras

En la misma cazuela, dora el ajo, añade la cebolla y los dados de zanahoria y rehógalos 4 minutos. 

4. Sofríe las verduras

5. Vierte el vino

Añade la carne, el tomillo y el vino, y déjalo reducir hasta la mitad. Incorpora el caldo de carne, salpimenta y guisa a fuego bajo 60 minutos; si se seca mucho, añade un poco de agua.

5. Vierte el vino

6. Añade la chirivía

Añade la chirivía al final, para que no se deshaga, guisa 15 minutos más sin remover y apaga el fuego. 

6. Añade la chirivía

7. Espolvorea avellanas

Quita la piel de las avellanas tostadas y pícalas un poco. Espolvoréalas sobre el guiso, y déjalo reposar un rato antes de servirlo.

7. Espolvorea avellanas

Consejos:

  • Si acudes a una carnicería de confianza es más que probable que te deshuesen las carrilleras ellos mismos y tú no tengas que enfrentarte a ese reto. Aún así, si tienes maña y un buen cuchillo, adelante, porque también es posible que necesiten un repaso de limpieza cuando llegues a casa. Sobre todo para retirarles bien todas las telillas y la grasita.
  • Para reducir el vino del guiso, sube la intensidad del fuego durante unos minutos y remueve bien. Cuando deje de oler a alcohol, vuelve a bajar la intensidad.
  • Pelar las avellanas es tedioso, no nos vamos a engañar. Por suerte en algunas grandes superficies ya las encontramos peladas. Si no das con ellas, lo mejor es hacerlas girar entre los dedos para que se vaya desprendiendo sola.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla