Poder adelantar algo de trabajo de cara a las comidas y cenas de Navidad es un buen plan. De hecho, lo ideal sería poder cocinarlo todo como mínimo el día antes, para así no tener tiempo para acabar los detalles, emplatar, decorar la mesa, recibir a tus invitados y... ¡disfrutar de la fiesta sin agobios!

Hoy te traigo una propuesta muy golosa... Ya sé que en Navidad no pueden faltar los turrones, los mazapanes y los mantecados, pero si quieres sorprender a todos con un postre casero, ¡aquí tienes los 3 mejores!

Y son los mejores porque son tartas heladas. Puedes hacerlas el día antes, la semana antes o mañana mismo, guardarlas en el congelador y dejar a todos helados el día de la comida o la cena.

¿Más dulces? pensarás. Bueno, sí, pero como son helados, apetecen mucho tras una comida copiosa como las de Navidad. Refrescantes y deliciosas, nadie podrá resistirse a probar aunque sea un trocito.

Lo mejor de todo es que, si la tarta no se acaba, la vuelves a guardar en el congelador y la sirves en la próxima comida o cena. No se echará a perder y estará tan deliciosa como recién hecha (o recién congelada, para ser más exactos).

1. Tarta helada de chocolate y turrón

TARTA HELADA DE CHOCOLATE Y TURRÓN

No dirás que no es apetitosa esta tarta helada de chocolate y turrón... Pues es bien sencilla de preparar... Porque primero se hace una masa base con yemas, azúcar y nata y a una mitad se le añade turrón y a la otra mitad, chocolate.

Lo único es que hay que esperar a que la primera capa esté congelada para verter la segunda y conseguir los dos colores que ves en la foto.

El último paso es decorar la tarta con hilos de chocolate fundido y avellanas. ¿El resultado? Impresionante.

2. Comtessa o vienetta casera

paso_a_paso_para_realizar_tarta_helada_de_nata_y_chocolate_crujiente_resultado_final
00484507.jpg

Con capas de chocolate crujiente intercaladas entre el helado de nata, la comtessa es una de las tartas heladas más famosas de nuestro país.

Se puso de moda allá por los años 80 del siglo xx, cuando la creó una conocida marca de helados. Y tuvo tanto éxito que aún hoy se comercializa. Pero también puedes prepararla tú en casa, ya verás que no es nada complicada.

De hecho, solo tienes que fundir el chocolate y dejarlo enfriar en forma de lascas y preparar la nata montada mezclada con claras montadas. Luego montas las capas en un molde, lo llevas al congelador y... ¡listo!

3. Tarta helada de bizcocho, nata y yema quemada

paso_a_paso_para_realizar_tarta_helada_de_bizcocho_nata_y_yema_quemada_resultado_final
00525162.jpg

Esta tarta helada también es un clásico de las comidas familiares. Primavera, verano, otoño, invierno... ¡o Navidad! ¿Por qué no prepararla para servirla como postre en las comidas o cenas de estas fiestas?

Prepararla es más sencillo de lo que crees. Vale, tiene varias elaboraciones, pero una es un sencillo bizcocho (si quieres, puedes hacer "trampa" y comprarlo ya hecho), la otra es nata montada sin más y la tercera es la yema que después quemas con un soplete de cocina.

La decoración de filigranas de caramelo es opcional, aunque como ves queda preciosa. Y fundir azúcar no tiene ninguna dificultad.

Si prefieres otra decoración, no te pierdas estas otras opciones: