Tarta de queso con coulis de fresones

Las tartas de queso son el postre más codiciado desde que el cheesecake japonés irrumpiera y la tarta de queso de La Viña fuera lanzada al estrellato por The New York Times. Esta es una versión casera con salsa de fresones.

Tarta de queso con coulis de fresones
Amanda Laporte
10 personas
75 min
260 Cal

3

(31 votos)

Temporada:

Todo el año

Técnica:

Baño maría

Horno

Tipo Plato:

Postres

Precio:

€ €

Dificultad:

Fácil

Hay muchas recetas diferentes de tartas de queso, pero se pueden dividir en dos grandes grupos: las que se cuajan en la nevera y las que se cuecen en el horno. Las primeras se toman frías, e incorporan gelatina para dar consistencia a la capa de queso. Las segundas, cocidas en el horno, se parecen más a un bizcocho (sin serlo) que a un flan. Y ambas están deliciosas.

A partir de aquí, son 3 los elementos que pueden variar en una tarta de queso:

  • La base. Pueden llevarla, como la tarta de queso que te mostramos aquí, o no llevarla, como la tarta de queso de La Viña (un bar de Donosti) que se ha hecho mundialmente conocida desde que The New York Times la lanzara al estrellato gastronómico nombrándola como sabor del año 2021. En el caso de llevar galleta, esta suele ser una mezcla de galletas desmenuzadas (tipo digestive, no demasiado dulces y con un sutil toque salado) y mantequilla fundida. Esta mezcla se coloca en la base del molde y se presiona con los dedos o con la base de una cuchara para compactarla.
  • La capa de queso. La tarta de queso se prepara con queso crema o fresco, de sabor suave y textura mantecosa. El más habitual es el tipo Philadelphia, pero se puede usar quark, requesón, mató, mascarpone, ricotta, cottage... Incluso, los más atrevidos, pueden probar con quesos más intensos como un manchego, bien troceado y mezclado con nata o crema líquida.
  • La capa de fruta. Aquí, como sucede con la base, también hay diferencias entre las muchísimas recetas distintas de tartas de queso. Si bien en la cheesecake tradicional americana lo habitual es cubrir la tarta con una capa de mermelada de frutos rojos (arándanos, fresas, frutas del bosque, moras...), puede haber variaciones. Nosotros, por ejemplo, la hemos cubierto con un coulis de fresones. Y hay recetas, como la de la tarta de queso de La Viña, que no llevan ningún tipo de cobertura de fruta.

Si te animas a preparar una tarta de queso, debes saber que tienes muchas opciones donde elegir. Desde esta misma, que te aseguramos que será un éxito, hasta tarta de queso con chocolate, con sabor a lavanda, convertida en un postre en vasito o en formatos originales como unos conos con helado de tarta de queso o unas tartaletas mini. Descubre cómo hacer estas y más tartas de queso.

Ingredientes paraTarta de queso con coulis de fresones

  • Para la base
  • 140 gramos de Galletas María
  • 70 gramos de Mantequilla
  • Para la tarta
  • 450 gramos de Queso Blanco Para Untar
  • 1 Yogur natural
  • 200 mililitros de Nata Para Montar
  • 3 Huevos
  • 20 gramos de Harina De Maíz
  • 130 gramos de Azúcar
  • 1 cucharada de Zumo De Limón
  • 1 cucharadita de Extracto De Vainilla
  • Para decorar
  • 150 gramos de Fresones
  • 60 gramos de Azúcar
  • 30 mililitros de Agua

Cómo hacer tarta de queso con coulis de fresones

1. Mezcla las galletas con la mantequilla

Precalienta el horno a 180°. Para hacer la base, derrite la mantequilla y deja que se temple un poco. Tritura las galletas y mézclalas con la mantequilla hasta conseguir una mezcla homogénea.

1. Mezcla las galletas con la mantequilla

2. Compacta la base de la tarta

Coloca la mezcla de galletas y mantequilla en el fondo de un molde desmontable redondo, presionando con el dorso de una cuchara sopera. Introduce en el frigorífico y dejar reposar mientras preparas el relleno.

2. Compacta la base de la tarta

3. Mezcla los lácteos del relleno

Dispón el queso en un cuenco, añade el azúcar y bate con las varillas hasta integrarlos. Agrega el yogur y sigue mezclando. Incorpora la nata líquida y bate hasta conseguir una preparación homogénea.

3. Mezcla los lácteos del relleno

4. Acaba la masa

Añade a la mezcla los huevos, de 1 en 1, removiendo delicadamente. Por último, agrega el zumo de limón, el extracto de vainilla y la maicena tamizada. Cuando esté todo integrado, vierte la mezcla en el molde con la base de galleta y mantequilla.

4. Acaba la masa

5. Hornea la tarta de queso

Coloca el molde dentro de una fuente refractaria grande, rellénala con agua y, con cuidado, disponla sobre la rejilla del horno. Hornea la tarta a 180° durante 30 minutos. Luego, baja la temperatura a 150° y continúa la cocción otros 30 minutos más.

5. Hornea la tarta de queso

6. Deja la tarta en el horno

Transcurrido ese tiempo, apaga el horno y deja la tarta dentro, sin abrir la puerta, durante otros 30 minutos. Retírala del baño maría y deja que se enfríe sobre una rejilla.

6. Deja la tarta en el horno

7. Haz el coulis de fresón

Para hacer la decoración, lava los fresones, sécalos y retírales el pedúnculo; trocéalos. Prepara un almíbar hirviendo el agua con el azúcar unos 2 minutos. Añade los fresones, apaga el fuego y deja reposar hasta que se enfríe.

7. Haz el coulis de fresón

8. Decora la tarta

Desmolda la tarta y, justo antes de servir, vierte por encima los fresones con el jugo de la maceración. Puedes servirla fría o a temperatura ambiente.

8. Decora la tarta

El truco

La cocción de esta tarta es muy importante. No abras el horno durante la cocción ni los 30 minutos en que este está apagado.

Cómo hacer coulis para la tarta de queso.

El coulis es una elaboración de origen francés (viene de la palabra couler, que significa colar). Y es que para hacerlo, hay que triturar y colar un alimento. El resultado es una salsa con textura de jarabe o puré fino con la que se puede acompañar una gran variedad de platos, desde dulces a salados.

Aunque cuando pensamos en coulis nos viene a la cabeza una salsa dulce, también las hay saladas, por ejemplo de verduras u hortalizas. Pero sí, las más habituales son las dulces, de frutas.

¿Cómo se hace un coulis? Se trata de cocer a fuego suave la fruta elegida (sin piel ni pepitas), con azúcar. Después se tritura esta preparación y se cuela para que quede muy fina. En el caso de las fresas y los fresones, puedes ahorrarte el paso de cocer la fruta con azúcar. Simplemente triturada y luego colada es perfecta para decorar cualquier postre. O, como hacemos en esta receta, troceada y macerada en un almíbar.

¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?