Tarta clásica de manzana

La tarta de manzana más tradicional, la original con sello francés, la que se preparaba en las mejores pastelerías y hornos domésticos, la de siempre... Aquí tienes nuestra videorreceta y el paso a paso ilustrado para que hagas tu propia masa casera, relleno y cobertura.

Emma García
Colaboradora
12 personas
90 min

5

(16 votos)

Dieta:

Mediterránea

Temporada:

Todo el año

Técnica:

Horno

Tipo Plato:

Postres

Precio:

€ €

Dificultad:

Fácil

La tarta de manzana es un clásico en la repostería francesa que se expandió por buena parte de Europa y América. Aunque existen muchas versiones en este caso hemos preparado una de las más tradicionales, con masa sablée (masa quebrada) casera –que marca una gran diferencia con una ya comprada– compota de manzana y canela para el relleno y una cobertura con más manzanas laminadas y bañadas en una mezcla de mantequilla y miel. 

No es una tarta difícil de hacer, pero sí lleva su tiempo. Tenemos que hacerla en tres partes: la masa quebrada, la compota de manzana y la cobertura final de la tarta. Podemos hacerlo todo el mismo día o hacer la compota el día anterior para tener menos trabajo.

Si quieres intentar otras versiones, pruébala con pepitas de chocolate, con manzanas golden y pasta brisa o con acabado de rosas y almendra.

Ingredientes paraTarta clásica de manzana

  • Para la masa quebrada:
  • 250 gramos de Harina
  • 100 gramos de Mantequilla (muy fría)
  • 80 gramos de Agua
  • 1 pizca de Sal
  • Para la compota:
  • 4 Manzanas golden
  • 30 mililitros de Agua
  • 20 mililitros de Mantequilla
  • 20 gramos de Azúcar Moreno
  • 5 gramos de Canela
  • Para la tarta:
  • 4 Manzanas golden
  • 20 mililitros de Piel De Manzana
  • 30 gramos de Mantequilla

Cómo hacer tarta clásica de manzana

1. Prepara la masa quebrada

Pon la harina en un bol grande. Añade la mantequilla y empieza a desmenuzarla con una rasqueta de cocina para evitar que la mantequilla se caliente demasiado, si no tienes utiliza un tenedor. Frota con las manos limpias la harina con la mantequilla para acabar de deshacerla. El resultado tiene que ser parecido a la arena.

1. Prepara la masa quebrada

2. Forma una bola

Disuelve la sal en el agua y añádela a la mezcla. Mezcla ligeramente con las manos y presiona la masa para formar una bola. Aplasta un poco la bola y envuélvela en papel film. Reserva una hora en el frigorífico.

2. Forma una bola

3. Haz la compota de manzana

Mientras tanto prepara la compota de manzana. Lava y pela las manzanas. Córtalas en trozos medianos desechando el corazón. Derrite la mantequilla en un cazo o cazuela a fuego bajo. 

3. Haz la compota de manzana

4. Cocina con el azúcar

Añade el azúcar, las manzanas, el agua y la canela. Mezcla bien una vez y cocina unos 30 minutos sin apenas remover. Aplasta con un tenedor para que la compota no quede demasiado fina. Precalienta el horno a 170º.

4. Cocina con el azúcar

5. Alisa con rodillo

Saca la masa del frigorífico y pásala a una superficie limpie y ligeramente enharinada. Alisa con un rodillo y dale forma redonda.

5. Alisa con rodillo

6. Da forma de puntilla

Pasa la masa a un molde redondo y desmontable (tipo quiche) y deja un pliegue de masa de 1cm en el interior, desecha la masa sobrante. Usa el pliegue de masa para dar forma de puntilla con los dedos. Este paso es opcional, pero le dará un aspecto más bonito a la tarta. Reparte la compota sobre la masa quebrada o masa sable. Presiona para que quede uniforme.

6. Da forma de puntilla

7. Superpón las láminas

Pela y corta las manzanas que quedaban para la tarta. Lamínalas sin que queden demasiado gruesas y colócalas de forma superpuesta desde el exterior del molde al interior. Forma una especie de flor en el centro para decorar.

7. Superpón las láminas

8. Pincela la superficie

Derrite la mantequilla con la miel en el microondas, con unos segundos será suficiente. Pincela las manzanas con la mezcla de mantequilla y miel.

8. Pincela la superficie

9. Hornea la tarta

Hornea 1 hora a 170º, si después de media hora ves que empieza a dorarse demasiado puedes cubrir la tarta con papel vegetal o de aluminio hasta que acabe de cocinarse. Intenta que las manzanas tengan un bonito color dorado. Saca del horno y deja enfriar la tarta sobre una rejilla. Pincela de nuevo con la mezcla de mantequilla y miel y la tarta ya estará lista.

9. Hornea la tarta

El truco

Compra manzanas de buena calidad, que no estén verdes y tengan un mordisco dulzón.

Consejos para una tarta de manzanas perfecta:

  • Cuanto más finas sean las láminas para decorar la tarta más agradable será el mordisco ya que quedarán casi caramelizadas.
  • Lo más cómodo es usar un molde redondo, de los de quiche, mejor aún si es desmontable y de los que ya van agujereados para repartir bien el calor por toda la masa.
  • La decoración final con las manzanas va a gustos, pero la clásica intercalando láminas del exterior al interior siempre luce mucho y le da un aspecto más profesional.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?