Disponible durante todo el año en el mercado, el limón es un cítrico esencial en tu cocina, ya que además de aliños, marinados y vinagretas, podrás usarlo para aromatizar dulces tan interesantes como esta receta irresistible del “mullido” bizcocho de limón de Alberto Chicote. Si prefieres algo más refrescante, ¿sabes qué se puede hacer con el jugo de limón? Una deliciosa limonada casera o un granizado de limón súper fresquito para los días calurosos.

Además de eso, seguro que alguna vez te has preguntado qué postre puedes hacer con crema de limón. Pues bien, para aprovechar esos limones de más que tienes en la nevera, te recomendamos fichar esta receta de limones rellenos de helado. Es perfecta para los días calurosos. Solo necesitarás leche condensada, nata para montar y azúcar, además de los limones.

Pero, ¿sabes cuáles son las propiedades del limón y para qué sirve? Pues además de ser rico en antioxidantes, vitaminas y minerales, el limón favorece la digestión, refuerza el sistema inmunológico y desintoxica el organismo. Y, por si fuera poco, podemos usar el limón como desinfectante de la tabla de cocina, repelente para insectos e incluso como limpiador multiusos.

1. Cómo aprovechar el jugo del limón

Zumo de limón
Cocina fácil

Si tienes limones de más, una de las mejores maneras de aprovecharlos son exprimiéndolos y conservando su jugo para incorporarlo a diferentes elaboraciones como aliños, vinagretas, salsas y cremas untables como el hummus o el guacamole. Además de ello, puedes congelar el jugo de limón en las bandejitas del hielo y tendrás unos cubitos de zumo de limón para agregarlos a tus bebidas.

2. Qué hacer con la piel del limón

Ralladura de limón
Cocina fácil

Además de poder rallarla y conservarla en un tarro de cristal con cierre hermético en la nevera, puedes pelar un limón, y guardar su piel entera en el congelador. Así, cuando la descongeles, mantendrá todas sus propiedades en cuanto al sabor y al aroma. Pudiendo utilizarla para aromatizar la leche para las elaboraciones dulces.

La mejor forma de conservarla es dentro de una bolsita con cierre hermético que quede bien sellada y sin nada de aire en el interior. ¿Sabías que también puedes confitarla? Solo tienes que cortar la piel en tiras finas, hervirlas con agua 2 minutos, colar el agua, y repetir el proceso al menos un par de veces más (así evitarás el amargor). Después prepara un almíbar calentando agua y azúcar a partes iguales, y cocinar las tiras de limón 30 minutos a fuego medio.

3. El truco para conservar más tiempo los limones empezados

Limones cortados a la mitad
Cocina fácil

Lo primero que debes saber es que lo más importante es que el limón no se reseque. Para ello, el mejor truco es taparlo con la parte que le hayas quitado y que no vayas a utilizar, así se mantendrá fresco durante más tiempo. Otra muy buena forma de aprovechar los limones empezados, es cortarlos en rodajas y congelarlas en un tupper de forma que sólo tengas que abrir el congelador y coger las que necesites para agregarlas a tus bebidas favoritas.