De carne blanca o rosada y sabor suave, la trucha es el pescado azul que contiene menos grasas, la mayor parte de la cual es la preciada Omega 3. A la plancha, al horno, ahumada..., son quizás las maneras más habituales de cocinarla, pero en la receta de hoy te presentamos una forma diferente pero muy sabrosa, guisada a la cazuela. El acompañamiento de patatas y pimientos, y una salsita para mojar pan, ponen el toque perfecto para disfrutar un buen plato de pescado.

Aunque podemos encontrarla todo el año en el mercado, provenientes de piscifactoría, la trucha salvaje tiene su temporada de pesca en los ríos españoles entre los meses de abril a julio. Pero no es fácil encontrarlas, y por suerte hay truchas de piscifactoría de excelente calidad.

Si quieres incorporar este rico pescado azul a tu dieta, estas recetas te van a encantar. Prueba estos rollitos de trucha a la navarra, esta trucha a la sal con verduras o estas ricas truchas al horno con jamón y tomates secos. ¡Puro sabor!

 

Ingredientes paraCazuela de trucha a la gallega, con pimientos y patatas

  • 1 kilogramo de Trucha limpia a rodajas
  • 4 Patatas
  • 2 Cebollas
  • 2 Ajos
  • 2 Pimientos Verdes para freír
  • 2 hojas de Laurel
  • 1,5 litros de Caldo De Pescado o verduras
  • Sal
  • Pimienta
  • Pimentón de la Vera
  • Aceite De Oliva

Cómo hacer cazuela de trucha a la gallega, con pimientos y patatas

1. Cuece las patatas

Pela las patatas y córtalas a rodajas anchas. Pela las cebollas y córtalas en 6 gajos. Coloca ambas hortalizas en una cazuela junto con el caldo y las hojas de laurel, y cuécelas durante 10 minutos.

1. Cuece las patatas

2. Sofríe los pimientos

Pela los ajos y quítales el germen. Limpia los pimientos, quítales el tallo y las semillas y córtalos en tiras. Fríelos un par de minutos, hasta que cambien de textura y se ablanden. Cuando falte 1 minuto para terminar de freír los pimientos, agrega los ajos y, luego, retíralos y escurre el aceite de los pimientos.

2. Sofríe los pimientos

3. Añade a las patatas

Añade la mezcla a la cazuela donde se ha cocido la patata y la cebolla. Cuece todo junto durante 5 minutos más.

3. Añade a las patatas

4. Incorpora la trucha

Coloca encima del guiso las rodajas de trucha lavadas, secas y salpimentadas, con cuidado para que no se rompan.

4. Incorpora la trucha

5. Cuece el guiso

Tapa y cuece el guiso, a fuego suave, durante 10 minutos. Añade el pimentón de la Vera y agita suavemente la cazuela para que se mezcle bien.

5. Cuece el guiso

6. Rectifica de sal

Rectifica de sal y pimienta y cuece 5 minutos más. Durante la cocción, añade caldo caliente si ves que el guiso se está quedando seco. Sírvelo bien caliente.

6. Rectifica de sal

El truco

Si no tienes caldo a mano, puedes sustituirlo por agua mineral o enriquecerla añadiéndole un cubito de caldo de pescado o de hortalizas.

Cómo saber si la trucha es fresca

  • Mira que la piel sea de color vivo, las escamas tornasoladas y brillantes. No compres piezas cuya piel se desprenda de la carne.
  • Fíjate en el color de las agallas, deben ser rojas o rosa intenso, brillantes, y sin mucosidad. Descarta aquellas truchas que tengan agallas de color gris o amarillento.
  • Los ojos deben sobresalir y su pupila ser negra brillante. Nunca compres truchas con los ojos hundidos, pupila gris y córnea lechosa.
  • La carne tiene que ser firme, translúcida, con superficie elástica y lisa. No te lleves a casa una trucha de carne flácida, opaca o rugosa.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla