Mermelada de tomate

Con el verano llegan los buenos tomates. Si tienes la suerte de tener huerto o has comprado unos tomates ricos y maduros, prepara una mermelada con ellos para disfrutarla todo el año. Aquí tienes la receta.

mermelada_de_tomate
1 Unidades:
70 min

4

(6 votos)

Temporada:

Verano

Técnica:

Técnica mixta

Tipo Plato:

Acompañamientos

Precio:

€ €

Dificultad:

Fácil

¿Mermelada de tomate? Sí, el tomate también se puede tomar en versión dulce, no solo sirve para elaborar salsas en platos salados. De hecho, una mermelada de tomate en una buena tostada con mantequilla no tiene nada que envidiar a las de otras frutas con un sabor más dulce como la fresa o el melocotón. Además, también podrás incorporarla a otras recetas saladas, para darles un toque especial, como en una hamburguesa, como si fuera ketchup, por ejemplo, y dar todo un golpe de efecto.

No obstante, esta receta se puede aplicar a la fruta que quieras. La clave para hacer una mermelada está en cocerla con azúcar en el fuego. Si cierras los frascos al vacío (tienes el paso a paso al final de la receta) podrás disponer de tu mermelada de tomate durante un montón de meses sin miedo a que se estropee.

 

Ingredientes paraMermelada de tomate

  • 1 kilogramo de Tomate maduro
  • 750 gramos de Azúcar
  • 1 Limón

Cómo hacer mermelada de tomate

1. Escalda los tomates

Corta el limón por la mitad y exprímelo. Escalda los tomates en un cazo con agua durante 30 segundos. Escúrrelos, espera a que se templen un poco y pélalos. Córtalos por la mitad y trocéalos retirando las semillas. 

1. Escalda los tomates

2. Macera la fruta

Colócalos dentro de una cazuela de barro, espolvoréalos con el azúcar y riégalos con el zumo de limón. Tapa el recipiente, introdúcelo en la nevera y deja macerar los tomates un mínimo de 12 horas.

2. Macera la fruta

3. Cuece los tomates

Pon la cazuela al fuego y cuece, a fuego suave y removiendo a menudo con una cuchara de madera, unos 50 minutos, hasta que la mermelada empiece a espesar. Viértela enseguida en los tarros, deja templar y ciérralos herméticamente. Conserva en la nevera.

3. Cuece los tomates

Consejos

  • Para cerrar herméticamente los tarros de cristal con la mermelada es necesario esterilizar primero los envases. Puedes hacerlo introduciéndolos en agua hirviendo durante 10 minutos y conservarlos en el mismo agua caliente hasta el momento del envasado. También puedes esterilizarlos en el horno a 110º durante el mismo tiempo.
  • Vierte la mermelada en los tarros utilizando un embudo para no manchar los bordes. No llenes los botes hasta arriba del todo, debe quedar libre la parte del cuello, en este caso unos 2 o 3 centímetros. Presiona la mermelada para que no queden burbujas de aire con un utensilio de cocina que no sea metálico. Cierra los tarros con fuerza.
  • Ponlos al baño María sobre una cazuela con un paño de cocina en el fondo y esta dentro de otra con la cantidad justa de agua para que cubra los botes. Dejamos hervir el agua durante 15 minutos o más.
  • Si alguno de los tarros pierde líquido o da vueltas es que el proceso no se ha realizado correctamente y hay que empezar de nuevo solo con ese.
  • Recuerda etiquetar los frascos con la fecha de envasado y el nombre del producto, en este caso "mermelada de tomate" y almacenarlos en un lugar oscuro, fresco y seco.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?