La frittata es la versión italiana de nuestra clásica tortilla de patata. Solo que en realidad, la suya va rellena de otros muchos vegetales e incluso de queso. En esta receta la hemos hecho vegetariana y la hemos preparado con acelgas y zanahoria. Es una forma diferente de comer tortilla porque en lugar de hacerse sobre una sartén se cocina en el horno.

Lo mejor de esta tortilla, sobre todo para los amantes del queso, es que además de verdura lleva ricotta y parmesano. El queso ricotta, un tipo de queso blanco y tierno, se utiliza para ganar cremosidad en el propio relleno de la tortilla; el parmesano se espolvorea por encima para que quede una deliciosa costra crujiente en la parte superior.

También le hemos añadido dos especias, la nuez moscada que tiene un sabor muy característico y puede que no encante a todo el mundo, y la pimienta blanca que da un toque diferente. Puedes sustituirlas por las especias que desees, claro está e incluso si quieres darte un toque más italiano todavía, agregar orégano y albahaca secos.

Ingredientes paraFrittata vegetariana de acelgas con zanahoria y queso ricotta

  • 350 gramos de Acelgas
  • 1 Zanahoria
  • 1 Cebollas
  • 1 Diente De Ajo
  • 4 Huevos
  • 150 gramos de Queso Ricota
  • Nuez Moscada recién rallada
  • 2 cucharadas de Aceite De Oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de Queso Parmesano recién rallado
  • Pimienta Blanca recién molida
  • Sal Marina

Cómo hacer frittata vegetariana de acelgas con zanahoria y queso ricotta

1. Corta las acelgas

Lava bien las acelgas y escúrrelas. Elimina la parte de la penca más gruesa y dura (puedes guardarlas para hacerlas rebozadas o gratinadas) y corta las hojas, junto con la parte de la penca más tierna, en trozos de un dedo de grosor. Pela la cebolla y pícala. Pela también la zanahoria y córtala en daditos.

1. Corta las acelgas

2. Sofríe las verduras

Pon una cazuela de fondo grueso al fuego con un chorro de aceite de oliva. Cuando esté caliente, echa la cebolla picada junto con el ajo majado y dale unas vueltas hasta que la cebolla esté transparente. Añade la zanahoria y déjala cocinar, a fuego medio, unos pocos minutos. Cuando la zanahoria esté tierna, añade las acelgas, salpimiéntalas al gusto y condimenta con la nuez moscada recién rallada.

 

2. Sofríe las verduras

3. Mezcla con el huevo

Cuando las verduras estén cocinadas, ponlas en un colador para que se escurran bien y se enfríen un poco. Luego pásalas a un bol y añade los huevos batidos junto con el queso tierno desmenuzado. Rectifica de sal.

3. Mezcla con el huevo

4. Hornea

Vierte la mezcla en una fuente de horno engrasada con aceite y espolvorea con el parmesano. Introdúcela en el horno precalentado a 190 ºC y déjala cocinar hasta que esté bien dorada y consistente.

4. Hornea

Consejos:

  • Te quedará deliciosa si sirves la frittata con un poco de cebolla caramelizada por encima. Para hacerla hay dos métodos, el tradicional que implica cocinar la cebolla durante 2 o 3 horas a fuego muy lento o uno exprés que consiste en poner un poco de bicarbonato a la cebolla para acelerar el proceso a unos pocos minutos.

  • Si no tienes a mano estos tipos de queso puedes cambiarlos por un queso fresco o tipo cottage para el interior, incluso la mozarela puede ser una buenísima opción y rallar cualquier tipo de queso curado para cambiarlo por el parmesano.

¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla