Flan de limón sin horno, un postre fácil y ligero (que siempre me queda buenísimo)

Hacer postres ricos que no necesiten horno es una maravilla, se hacen rapidísimo, no ensucias casi nada y ahorras un montón de energía. Este flan de limón es una pura delicia

Sonia Murillo
Sonia Murillo

Periodista especializada en gastronomía

Flan de limón sin horno
4 personas

4

(41 votos)

Temporada:

Verano

Precio:

€ €

Dificultad:

Fácil

Este flan de limón sin horno es una de esas recetas que repetirás sin parar una vez que le hayas cogido el tranquillo. Hacerlo no tiene ningún misterio y queda riquísimo.

Una vez preparado el flan ¡no hay que meterlo en el horno! Con unas horas, o mejor, una noche entera en la nevera, queda perfecto. Para decorar, unas rodajas de limón y una hojita de menta. Seguro que repites. 

Ingredientes paraFlan de limón sin horno, un postre fácil y ligero (que siempre me queda buenísimo)

  • Para el caramelo
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharada de agua
  • Zumo de limón
  • Para el flan
  • 200 mililitros de agua
  • 100 mililitros de zumo de limón
  • 150 gramos de leche condensada
  • 2 sobres de gelatina de limón
  • 500 mililitros de nata para montar fría
  • 40 gramos de azúcar glas
  • 1 cucharadita de azúcar vainilla

1. Prepara el caramelo

Pincela las paredes del molde con aceite para que sea más fácil desmoldar el flan. En una sartén pon los ingredientes para hacer el caramelo. Sin moverlo y cuando tome un color dorado, retira del fuego y vierte en el molde.

2. Disuelve la gelatina

Pon a hervir el agua con el zumo de limón y cuando rompa el hervor añade los sobres de gelatina de limón y remueve hasta disolver. Retira y deja templar en un bol a parte. Añade la leche condensada.

3. Bate la nata

Vierte la nata bien fría en otro recipiente. Bate un minuto y añade el azúcar glas y el azúcar vainillado. Bate a baja velocidad y después aumenta la velocidad hasta que obtengas la textura de nata semimontada.

4. Refrigera y sirve

Añade la preparación anterior a la nata, bate despacio para integrarlo todo y vierte en el molde. Deja reposar en la nevera un mínimo de 6 horas. Desmolda y decora con unas rodajitas de limón.

Lo primero que hay que hacer es el caramelo, aunque podemos comprarlo hecho si no queremos complicarnos demasiado. No obstante, el caramelo se hace prácticamente solo. Luego, cocina todos los ingredientes en una sartén y esperar a que el azúcar tome un bonito color dorado. Después se vierte en el molde y se prepara el flan.

Qué azúcar utilizar

Lo más fácil es utilizar sobres de gelatina que ya llevan azúcar, así solo tendrás que añadir un poco más. Puedes utilizar azúcar glas o normal. No obstante, hay una tercera opción, y es la de triturar el azúcar clásico con un robot de cocina hasta que adquiera la textura de polvo.

¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla