Los boletus son un regalo de la naturaleza pero tienen un tiempo de vida muy limitado. Por eso, cuando llega el otoño hay que aprovechar para comerlos frescos y disfrutar de su delicioso sabor. El resto del año habrá que conformarse con comerlos congelados o en conserva. Estas setas se pueden cocinar de múltiples maneras, en un simple salteado son una auténtica delicia, pero desde unas croquetas a un arroz lucen mucho más gracias a ellas.

En esta ocasión lo que te proponemos es hacerlas en forma de crema. Para ello, te sirven tanto si las compras congeladas (y las descongelas adecuadamente) como si las compras frescas. Las hemos combinado con champiñones porque su sabor es más suave que el de otras setas y aunque aportan matices, dejan al boletus brillar. Para 'engordar' la crema hemos recurrido a la clásicas patatas y para cocerlo todo, a un buen caldo de carne. Te sugerimos que, si puedes, prepares previamente un caldo casero de buey, con una cocción muy larga y lenta para sacarle todo el partido y enriquecer tu crema aún más.

Como en casi todo este tipo de elaboraciones, los lácteos cobran vital importancia. La leche corriente y la leche evaporada son la opción más ligera para las cremas de todos los días. Sin embargo, como lo que buscamos con esta es un sabor espectacular, nos hemos decantado por la nata líquida para cocinar. Por eso también el queso que hemos elegido es uno de los mejores del mundo, el parmesano. Aunque tampoco sería un problema cambiarlo por un buen queso curado.

Ingredientes paraCrema de boletus y patata con picatostes caseros

  • ½ kilogramo de Boletus
  • ½ kilogramo de Champiñones
  • 2 Patatas
  • 1 Cebolla
  • 60 gramos de Mantequilla
  • 1,5 litros de Caldo De Carne
  • 200 mililitros de Nata Líquida
  • 2 cucharadas de Queso Parmesano rallado
  • 1 cucharada de Aceite De Oliva
  • Perejil
  • Pimienta
  • Sal
  • Para los picatostes
  • 4 rebanadas de Pan De Chapata
  • 1 Diente De Ajo
  • 2 ramitas de Perejil
  • 20 gramos de Mantequilla

Cómo hacer crema de boletus y patata con picatostes caseros

1. Rehoga las patatas

Pela las patatas, lávalas y córtalas en dados. Pela la cebolla, pícala y sofríela en una cacerola con la mantequilla unos 4 minutos, hasta que esté transparente. Incorpora las patatas, salpimienta y rehoga unos 5 minutos.

1. Rehoga las patatas

2. Cubre con caldo

Limpia los boletus y los champiñones, lávalos y sécalos. Reserva un par de boletus de los más pequeños y trocea el resto junto con los champiñones. Añade ambos a la cazuela con la cebolla y la patata, cubre con el caldo y cuece a fuego bajo 30 minutos.

2. Cubre con caldo

3. Añade la nata

Retira del fuego una vez transcurrido ese tiempo, y tritura con la batidora hasta que obtengas una crema fina. Rectifica el punto de sal y pimienta si es necesario, añade la nata y el queso, y mezcla.

3. Añade la nata

4. Prepara los picatostes

Pela y pica el ajo. Lava el perejil, sécalo y pícalo lo más pequeño que puedas. Mezcla ambos ingredientes con la mantequilla ablandada y unta el pan con esta mantequilla.

4. Prepara los picatostes

5. Hornea el pan

Coloca las rebanadas en una bandeja de horno previamente forrada con papel sulfurizado y ásalas en el horno precalentado a 200º durante unos 8 minutos, hasta que queden tostaditas y crujientes.

5. Hornea el pan

6. Dora los boletus

Retíralas del horno y córtalas en tiras de unos 2 cm de grosor. Corta los boletus reservados en láminas finas y dóralos en una sartén con el aceite. Salpimienta.

6. Dora los boletus

7. Decora la crema

Reparte la crema de setas en cazuelitas individuales o platos hondos, y añade las láminas de boletus. Espolvorea con unas hojitas de perejil lavadas y picadas, y sírvela caliente, acompañada de las tiras de pan.

7. Decora la crema

Consejos:

  • ¿No encuentras boletus por ningún lado? Aunque sea temporada, si no ha llovido lo suficiente, a veces es difícil dar con esta seta. Lo que te proponemos es que los cambies por otro hongo con un sabor potente como pueden ser las shiitake o que busques uno de esos mix con distintas setas de otoño que suelen estar disponibles en los supermercados. No pasa nada si son congeladas.
  • Otra opción es recurrir a setas desecadas. No es la más frecuente pero dado que vamos a hacerlas en crema no hay problema. Lo primero que habrá que hacer es rehidratarlas sumergiéndolas en agua durante unos minutos. Después, ya puedes saltearlas primero y cocerlas después igual que harías con unas setas frescas.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla