No es una mousse pero esta crema de chocolate es tan ligera que resulta ideal para poner un broche dulce a cualquier comida en buena compañía. Y lo mejor de todo es que no tardarás nada en hacerla. El adorno, la filigrana de chocolate, es totalmente opcional pero hacerlo no te llevará mucho más tiempo y el resultado es todavía más espectacular.

La crema se hace en dos pasos básicamente, el primero es el de infusionar la nata con la vainilla añadir el azúcar glas. Procura escoger una nata de buena calidad que contenga al menos un 35% de materia grasa. El segundo paso es trocear el chocolate y fundirlo dentro de la nata. No te compliques demasiado a la hora de trocearlo porque hacerlo con un cuchillo es bastante engorroso. Sin sacarlo de su propio envoltorio, golpéalo repetidas veces con una mano de mortero o con un rodillo de cocina. Luego solo tendrás que sacar los trozos con cuidados y agregárselos a la nata caliente. Cuando esté bien disuelto, ponlo en copas o boles individuales y refrigera.

Para hacer la filigrana de adorno también hay que fundir chocolate pero es mejor atemperarlo un poco antes de formar el dibujo. Pasa el chocolate a una manga pastelera con una boquilla fina y haz los dibujos que desees sobre papel de horno. Deja que se solidifique y luego decora con ellos las cremas.

Ingredientes paraCrema de chocolate a la vainilla

  • 75 gramos de Chocolate fondant
  • 400 mililitros de Nata Para Montar
  • 5 cucharadas de Azúcar Glas
  • 1 Vaina De Vainilla
  • Para la decoración
  • 200 gramos de Chocolate fondant

Cómo hacer crema de chocolate a la vainilla

1. Infusiona la nata

Con ayuda de un cuchillo parte longitudinalmente la vaina de vainilla, ábrela y retira las semillitas del interior. Lleva a ebullición, a fuego lento, la nata con el azúcar glas y la vaina y las semillitas de vainilla. En cuanto rompa el hervor, retira la cazuela del fuego, tápala y deja entibiar.

1. Infusiona la nata

2. Funde el chocolate

Corta el chocolate en trozos pequeños y fúndelo al baño María. Mézclalo con la nata aromatizada aún tibia.

2. Funde el chocolate

3. Deja reposar

Reparte la crema de chocolate en cuatro copas individuales y deja enfriar. Tapa con film transparente y reserva en la nevera para que la crema tome cuerpo.

3. Deja reposar

4. Templa el chocolate

Funde el chocolate y témplalo para que una vez frío quede brillante. Para templar el chocolate. Vierte 2/3 partes del chocolate caliente sobre el mármol limpio, frío y seco; reserva el resto en un bol. Extiéndelo con una espátula ancha por todo el mármol para enfriarlo. Cuando esté a 27 °C, recoge el chocolate con la ayuda de dos espátulas y viértelo en el bol con el resto del chocolate fundido. Mezcla enérgicamente con una espátula y mide la temperatura: debe estar a 31-33 °C. Si no tienes termómetro, acércate un poco de chocolate al labio inferior y comprueba que esté frío.

4. Templa el chocolate

5. Decora y sirve

Vierte el chocolate templado en una pequeña manga y forma arabescos o filigranas de chocolate fundido sobre una hoja de papel sulfurizado. Déjalos enfriar, despégalos muy cuidadosamente y disponlos como decoración encima de las copas. Sirve las cremas frías.

5. Decora y sirve

Consejos:

  • Puedes infusionar el chocolate con cardamomo, jengibre, peladura de naranja y canela si quieres darle un toque más navideño a este postre. Son sabores típicos esa época y al chocolate le van de maravilla. Acuérdate de retirar las ramas, la peladura y las vainas antes de fundir el chocolate para que luego nadie se las encuentre.
  • Para crear contraste de colores y conseguir una presentación más sofisticada haz la filigrana con chocolate blanco y añade una frambuesa o unos arándanos rojos en cada copa.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla