Manzana, huevo, hojaldre, canela y azúcar es todo lo que necesitas para preparar esta delicia. Un postre rápido, fácil y sabroso que puede ser la solución perfecta cuando se trata de improvisar. 

La preparación no reviste dificultades: en primer lugar, corta las manzanas, manteniendo o retirando la piel, según tu preferencia. Luego, practica un agujero en el centro de cada una de ellas, dándoles la forma característica de rosquilla. Finalmente, envuélvelas con tiras de hojaldre, entrelazando cada tira en el interior, como si de coser se tratara, y hornéalas hasta que se doren.

Rosquillas de hojaldre y manzana
Para 4 personas
Ingredientes
  • 1 manzana
  • 1 huevo
  • 1 plancha de hojaldre
  • Canela al gusto
  • Azúcar moreno al gusto 
  • Azúcar glas al gusto
Paso a paso
  1. Corta las manzanas

    Comienza cortando una manzana en rodajas y emplea un molde circular para retirar el centro de cada rodaja, dejando un agujero con alrededor de un centímetro de diámetro, fundamental para formar las roscas correctamente en los siguientes pasos.

  2. Prepara el hojaldre

    Divide una lámina de hojaldre en dos partes iguales y, posteriormente, efectúa cortes longitudinales para obtener tiras de aproximadamente un centímetro de ancho. Asegúrate de que las tiras de hojaldre no sean excesivamente anchas, dado que se utilizarán para la envoltura y deben poderse manejar adecuadamente.

  3. Reboza y enrolla con hojaldre

    Reboza las rodajas de manzana en azúcar moreno. Enrolla cada rodaja de manzana en una tira de hojaldre, pasando la tira por el centro de la manzana. Luego, pinta la superficie con huevo batido.

  4. Espolvorea con canela y hornea

    Cuando estén pintadas, espolvorea canela por encima de las roscas y hornéalas hasta que estén doradas y crujientes. Retíralas del horno y espolvorea azúcar glass por encima. Puedes disfrutarlas en su versión caliente, o también fría.

Un postre con manzana delicioso

Sin embargo, esta receta ofrece numerosas posibilidades de personalización. Puedes optar por seguir la versión básica que mencionamos previamente o, si lo deseas, añadir un toque adicional de dulzura rebozando las manzanas en azúcar moreno antes de envolverlas en hojaldre.

Tras la cocción, también tienes varias opciones para disfrutarlas: puedes saborearlas tal cual, espolvorear azúcar glas por encima, o experimentar con otros acompañamientos como chocolate derretido, mermelada o crema de cacahuate…