La receta de vichyssoise es una de esas elaboraciones clásicas que nunca falla cuando se acerca el verano. La verdad es que la crema de puerros es un plato perfecto para disfrutar frío e ideal para personas con poco tiempo. Porque está riquísimo, esmuy sencillo de hacer y lo tendrás listo en menos de una hora.

La receta de vichyssoise clásica

Así que ya sabes, si te gustan los platos de cuchara fríos, toma nota, porque aquí te dejamos el paso a paso para preparar la deliciosa crema francesa, ¡con la que triunfarás seguro! Por cierto, también puedes preparar vichyssoise caliente. Tan solo tienes que tomar la crema de puerros como si fuera un puré.

Receta de vichyssoise (crema de puerros)
Para 6 personas
Ingredientes
  • 500 g de puerros
  • 60 g de mantequilla
  • 500 g de patatas
  • 1 l de caldo de pollo
  • 200 ml de nata líquida para cocinar
  • Sal y pimienta
Paso a paso
  1. Limpia y corta los puerros

    Empezamos por limpiar bien los puerros. Para preparar la receta clásica, es necesario cortar la parte blanca de los puerros en rodajas. Haz unas incisiones en forma de cruz en el extremo y colócalos bajo el chorro de agua. Luego, quita la primera capa exterior.

  2. Trocea las patatas

    Ahora es el turno de las patatas. Cógelas y sigue el mismo proceso. Primero las lavas, luego las pelas y, para terminar este paso, te quedará picarlas en trozos.

  3. Rehoga los puerros

    En una olla a fuego lento, rehoga el puerro con la mantequilla. Cuando lo notes bien blandito, añade las patatas y el caldo. Como estamos siguiendo la receta de vichyssoise clásica, es importante utilizar el caldo de pollo. Pero si necesitas una opción vegetariana, también puedes hacerlo con agua o caldo de verduras.

  4. Bate y cuela la mezcla

    Sube el fuego y deja que se cocine unos 30 minutos. Sobre todo, fíjate en las patatas, que deben quedar bien tiernas. Cuando lo tengas listo, coge la batidora y tritura la mezcla.

  5. Deja enfriar, cuela, ¡y sirve!

    Deja enfriar unos minutos y entonces añade la nata líquida. Ya solo quedará colar la crema con un colador fino para acabar con los restos de hebras. Reserva en la nevera hasta que esté fresquita y sírvela en cuencos o incluso en una jarra. ¿Te apetece tomarla como bebida?