Freír en aceite es una de las técnicas de cocina más consumidas en España desde hace décadas. En todos los hogares hemos visto dorarse esas irresistibles y crujientes patatas, croquetas y empanadillas, el pollo frito y empanado, el pescado y muchas otras elaboraciones para las que es necesario utilizar una cantidad considerable de aceite.

¿Por qué nuestras abuelas ponían un trozo de pan duro en el aceite de freír cuando lo calentaban?

Articulo relacionado

¿Por qué nuestras abuelas ponían un trozo de pan duro en el aceite de freír cuando lo calentaban?

Pero, ¿qué suele suceder cuando freímos en casa? El aceite, en la mayoría de las ocasiones, se va "ensuciando" y coge grumos requemados de los restos de los ingredientes que estamos cocinando. Un problema que puede estropear el sabor de los siguientes ingredientes que vayamos a cocinar.

Además de ser malo para la salud, también nos obliga a gastar más aceite, por lo que perjudica nuestro bolsillo. Por estas y muchas otras razones, alargar la vida del aceite es una buena idea, y nada como aprender de nuestras abuelas y tomar nota de los trucos más utilizados y efectivos generación tras generación.

aceite freír

Trucos para mantener el aceite de freír limpio

1. Un trozo de pan

¿Sabías que la miga del pan es un gran absorbente de toda clase de líquidos? Pues sí. En aceite de freír, funciona como una especie de imán y atrapa las impurezas del mismo. De esta manera puedes seguir friendo sin cambiar el aceite. Al terminar, verás que la rebanada de pan que hayas utilizado queda prácticamente negra.

2. Cáscaras de huevo

Otro truco de la abuela es añadir a la fritura dos cáscaras de huevo. Con esto evitarás que el aceite se queme y que haga espuma, lo que lo ensucia casi por completo. Para incorporarla a la sartén, debes limpiarla y secarla muy bien.

3. Cáscara de limón

Incorpora en tu aceite de freír ya en la sartén un trozo de piel de limón. Cuando coja color dorado, debes retirarla. Verás que el cítrico permite que el sabor del aceite no se altere, sobre todo cuando estamos cocinando pescado.

4. Una patata

Con un trocito de patata pelada y realizar el proceso de la cáscara de limón para evitar que el aceite se impregne del sabor de los alimentos que estás cocinando y puedas volver a reutilizarlo.