Fans de los huevos rotos, no os podéis perder esta receta. En apariencia, por su nombre, podría parecer que se trata de unos huevos rotos al uso, es decir, huevos fritos rotos sobre una cama de patatas fritas.

Pues sí, todo eso está en la receta del chef del programa de cocina Cómetelo de Canal Sur, Enrique Sánchez. Todo eso... y mucho más. Porque cuando se trata de multiplicar el sabor de una receta, Enrique Sánchez es el rey. Como él dice, lo suyo son ideas, propuestas, para poder dar una vuelta a las recetas de siempre. Luego, si tú decides hacerle caso en todo, bien. ¿Solo en parte? Perfecto también.

Muchas veces, los huevos rotos se enriquecen con algún embutido (a poder ser, ibérico), como chorizo o jamón. Esta segunda opción es la elegida por Enrique Sánchez, pero el jamón lo pone en virutas al final del emplatado. Los ingredientes que añade a los huevos con patatas (que son la base de la receta) son verduras bien pochaditas, gambas y gulas.

Así transforma un plato que suele ser 100% de campo en un mar y montaña en toda regla. Pero eso no es todo. Hay dos trucos que marcan la diferencia entre unos huevos rotos cualquiera y los de Enrique Sánchez. Te lo contamos después de la receta.

Huevos rotos de Enrique Sánchez
Para 4 personas
Ingredientes
  • 4 huevos
  • 50 gramos de jamón ibérico
  • 100 gramos de queso para rallar
  • 250 gramos de gambas
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cebolla
  • 5 dientes de ajo
  • Perejil fresco
  • 4 patatas
  • 300 gramos de gulas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta
Paso a paso
  1. Aromatiza el aceite

    Pela las gambas y reserva las colas. Cubre el fondo de una sartén amplia con aceite de oliva y pon las cáscaras de las gambas con el aceite frío. Pon en marcha el fuego y saltea las cáscaras para que dejen ir todo su sabor y aromaticen el aceite. Luego, retira las cáscaras y reserva el aceite.

    Saltea las pieles de las gambas
    Canal Sur
  2. Sofríe las verduras

    Pela la cebolla y los ajos. Córtalos a láminas. Retira las semillas y las nervaduras interiores de los pimientos y córtalos a tiras. Sofríe primero el ajo y la cebolla, en el aceite aromatizado con las gambas, y luego añade los pimientos. Déjalos cocinar a fuego medio hasta que estén bien pochados y blanditos.

    Sofríe las verduras
    Canal Sur
  3. Fríe las patatas

    Pela las patatas y córtalas en bastones. Fríelas en abundante aceite, primero ponlas en el aceite frío, para que se vayan ablandando a medida que el aceite se calienta. Luego, sube el fuego para que se tuesten por fuera. Retíralas sobre papel absorbente.

  4. Añade las gambas y las gulas

    Trocea las colas de gamba y añádelas a la sartén de las verduras. Agrega también las gulas. Salpimienta a tu gusto y pon la sartén al fuego. Saltea todo junto a fuego fuerte.

    Añade las gambas y las gulas
    Canal Sur
  5. Emplata la base

    Pon en cada plato una base de patatas fritas, una buena cantidad de verduras rehogadas con gambas y gulas y ralla un poco de queso por encima.

    Ralla el queso
    Canal Sur
  6. Fríe los huevos

    Pon una sartén al fuego con aceite de oliva y fríe los huevos de uno en uno (cáscalos antes en un bol para evitar salpicaduras. Así también te será más fácil controlar que la yema no se rompa).

    fríe los huevos
    Canal Sur
  7. Emplata y sirve

    Pon un huevo sobre cada plato, decora con unas lascas de jamón ibérico y sirve bien caliente.

Los trucos de Enrique Sánchez para unos huevos rotos más jugosos

El chef tiene dos grandes trucos para conseguir unos huevos rotos más jugosos y melosos.

1. Añadir queso rallado

El queso recién rallado con el que Enrique Sánchez cubre las verduras rehogadas se funde ligeramente solo con el calor que estas desprenden. Y luego, al mezclarlo todo, es mucho más jugoso. No hace falta mucha cantidad de queso (tampoco se trata de enmascarar el sabor de los demás ingredientes), con una cucharada es suficiente para lograr el objetivo.

2. Agregar las gambas en crudo

Todos sabemos que unas gambas sobrecocinadas quedan secas y poco jugosas. Por eso, Enrique Sánchez las agrega a las verduras troceadas, pero crudas. Solo un golpe de fuego es necesario para que se cocinen pero queden melosas.

3. La yema, líquida

Uno de los placeres de comer huevos rotos es que, al romperlos, justo antes de comerlos, la yema líquida del huevo bañe los demás ingredientes. Pero para que eso ocurra, la yema tiene que estar... pues eso, líquida.

Enrique desvela cómo logra que los huevos fritos estén perfectos. Los hace en una sartén con aceite, pero no demasiado. Así, la yema siempre queda sobresaliendo del aceite y no se cuaja. Tampoco mueve el aceite con la espátula para que bañe el huevo, simplemente lo deja cocinarse a fuego no muy alto, hasta que la clara esté hecha pero no tostada, para que no cueste romper el huevo en el plato.

Cómetelo: Enrique Sánchez recupera el truco de su abuelo para freír patatas (con vídeo)

Articulo relacionado

Cómetelo: Enrique Sánchez recupera el truco de su abuelo para freír patatas (con vídeo)

Huevos rellenos de pisto de Enrique Sánchez, una cena rápida y ligera

Articulo relacionado

Huevos rellenos de pisto de Enrique Sánchez, una cena rápida y ligera