Rosquillas de limón muy esponjosas, una receta de la abuela que no pasa de moda

¡Hacer la masa de estas rosquillas te resultará sencillísimo siguiendo nuestra receta! No olvides dejar que escurran después de freírlas

Marina Blanco, colaboradora de Cocina Fácil
Marina Blanco

Experta en cocina

Rosquillas de limón
Cocina fácil
4 personas
35 min

5

(1 voto)

Temporada:

Todo el año

Tipo Plato:

Postres

Precio:

€ €

Dificultad:

Fácil

Hay dulces que siempre apetecen. Y que, además, nunca pasan de moda. Es el caso de las rosquillas, tan típicas de muchos pueblos y ciudades de España, y que tienen un lugar destacado en el recetario de nuestras abuelas.

Rosquillas hay muchas, es verdad. Las hay de varios sabores, de masas diferentes, duras y crujientes o blanditas... como las rosquillas de limón que te proponemos hoy en Cocina Fácil. Son sencillamente irresistibles, tanto, que si te descuidas seguro que comes más de tres. Además, son perfectas para el desayuno, la merienda, la sobremesa o la hora del café.

Otra variedad, no menos deliciosa, son las tradicionales rosquillas de limón y anís con un delicado toque de licor que encantará a los más mayores de la casa. Como rosquillas hay para todos los gustos, unas muy especiales son las rosquillas de leche condensada, ideales para regalar o llevar a cualquier fiesta para servirlas como postre.

Sea como sea, nadie podrá resistirse a unas rosquillas caseras esponjosas como las que te proponemos hoy, nuestra receta es la más simple de todas, unas rosquillas caseras de toda la vida. Toma nota de la lista de ingredientes y sigue los pasos de la receta para que te queden como las de la abuela.

Ingredientes paraRosquillas de limón muy esponjosas, una receta de la abuela que no pasa de moda

  • 400 gramos de harina de trigo
  • 100 gramos de mantequilla
  • 3 huevos
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 50 mililitros de leche
  • La ralladura de ½ limón
  • Azúcar
  • Canela
  • Aceite

1. Bate los huevos con el azúcar

Bate los huevos con el azúcar hasta que estén perfectamente mezclados y obtengas una mezcla blanquecina. Agrega la ralladura de limón y la leche, y remueve de nuevo. Incorpora por último la mantequilla derretida y vuelve a remover.

2. Agrega la harina

Mezcla la harina con la levadura y agrégala a la masa poco a poco mientras vas trabajando la masa con las varillas. Cuando vaya espesando, podrás trabajarla con las manos.

3. Trabaja la masa

Espolvorea una superficie lisa con un poco de harina y trabaja la masa con las manos. Trabaja la masa y si es necesario, agrega un poco más de harina hasta que la masa no se quede adherida a las manos. Coge porciones de la masa y haz bolitas que tendrás que extender con las manos hasta obtener una forma alargada. Después sólo tendrás que unir los extremos hasta formar las rosquillas.

4. Fríe las rosquillas

Fríe las rosquillas en abundante aceite caliente hasta que queden doradas por ambas caras. Déjalas escurrir sobre papel absorbente para que elimines el exceso de aceite.

5. Reboza las rosquillas

Rebózalas en una mezcla de azúcar y canela, y déjalas enfriar antes de servirlas.

Si prefieres el sabor de la naranja al del limón, puedes sustituir la ralladura de uno por la de la otra.

En el caso (poco probable) de que te sobraran rosquillas, ponlas en un recipiente con tapa hermético y aguantarán deliciosas durante 3 o 4 días.

¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla