¿Tienes una comida especial y quieres preparar un pastel delicioso, sencillo y que no necesita horno? Pues, sin duda, esta es tu receta, te proponemos una mousse de café con base de galleta y decorada con nata montada y canela. Vamos a prepararla con queso de untar y a darle la textura aireada de la mousse mezclándolo con nata montada y unas hojas de gelatina para darle consistencia.

Para preparar esta receta vas a necesitar un molde redondo que sea desmontable, y forrar tanto la base como los laterales con papel de hornear, de esta manera te será más sencillo desmoldarla una vez enfriada. También necesitarás una manga pastelera con boquilla redonda o rizada, según te guste, la rellenas con la nata montada y formas una espiral encima de la mousse.

¿Eres fan de la textura de la mousse? Si quieres degustar otros sabores, no puedes perderte esta mousse de frutos rojos, este pastel de mousse de mango con merengue y hojaldre o esta tarta fría de galletas con mousse a los tres chocolates.

Ingredientes paraMousse de café con galleta, nata y canela

  • 200 mililitros de leche
  • 250 gramos de queso blanco para untar
  • 600 mililitros de nata para montar
  • 150 gramos de azúcar
  • 5 mililitros de extracto de vainilla
  • 20 gramos de café instantáneo
  • 4 hojas de gelatina 8 gramos
  • canela en polvo
  • Para la base de galleta
  • 200 gramos de galletas maría
  • 80 gramos de mantequilla

Cómo hacer mousse de café con galleta, nata y canela

1. Prepara la base

Funde la mantequilla y deja que se entibie. Tritura las galletas con una picadora eléctrica o un robot de cocina, y mézclalas con la mantequilla para obtener una especie de masa. Colócala en un molde para tartas, repartiéndola en una capa uniforme por todo el fondo.  Deja enfriar en la nevera para que se endurezca.

1. Prepara la base

2. Hidrata la gelatina

Dispón las hojas de gelatina en un cuenco, cúbrelas con agua fría y deja reposar 5 minutos para rehidratarlas y reblandecerlas. Luego escúrrelas y fúndelas con la leche caliente.

2. Hidrata la gelatina

3. Mezcla el queso

Coloca el queso en un cuenco, añade 100 g de azúcar, el extracto de vainilla y el café instantáneo, previamente disuelto en dos cucharadas de agua caliente, y mezcla bien. Incorpora la leche con la gelatina y vuelve a mezclar.

3. Mezcla el queso

4. Bate la nata

Bate 400 ml de nata con las varillas hasta que esté semimontada y agrégala a la preparación anterior, removiendo con suaves movimientos envolventes.

4. Bate la nata

5. Cuaja en la nevera

Vierte el relleno en el molde reservado, nivela bien la superficie y deja enfriar en la nevera para que cuaje un mínimo de 4 horas.

5. Cuaja en la nevera

6. Decora con nata

Bate el resto de la nata y, cuando empiece a espesar, añade el azúcar restante y continúa batiéndola unos segundos hasta montarla. Rellena una manga pastelera con la nata y decora la superficie de la tarta. Espolvorea con canela.       

6. Decora con nata

Trucos para una mousse de café perfecta

  • Recuerda que para que la nata monte bien debe estar bien fría, de lo contrario te costará más que alcance la textura.
  • Puedes sustituir el queso de untar por mascarpone para darle su rico sabor a la mousse. Si la espolvoreas con cacao tendrás un delicioso sabor a tiramisú.
  • No tengas prisa, para que quede perfecta debes respetar el tiempo de enfriado para que cuaje bien. Puedes hacerla el día anterior y decorar en el momento de servir.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla