Los pasteles de verduras siempre son una forma de atraer a nuestros comensales hacia este tipo de alimentos que no gusta igual a todo el mundo. Procura que las verduras que utilices tengan colores diferentes que hagan que el plato resulte más atractivo (no uses todas verdes o todas naranjas) y entre por los ojos. Incluso si la reticencia de alguno de tus invitados o familiares a comer verdura es máxima, puedes recurrir a añadir una buena capa de queso rallado por encima que haga que les recuerde a la lasaña y a una buena salsa de tomate entre capa y capa.

A otra receta que recuerda mucho esta elaboración es al clásico ratatouille francés que tan famoso se hizo gracias a la película de Disney de hace unos años. Básicamente es la misma idea, capas de verduras cortadas muy finas y dispuestas de forma alterna asadas en el horno y aromatizadas con especias. En el ratatouille las lonchas de verduras y hortalizas se suelen colocar en vertical mientras que aquí las apilamos unas sobre otras, en horizontal. Y esta receta suele prepararse también con calabacín pero lleva berenjena y tomate en lugar de patata y calabaza.

 

Ingredientes paraPastel de patata, calabaza y calabacín

  • 2 Patatas
  • 1 Calabacín
  • 250 gramos de Calabaza
  • 2 ramitas de Tomillo
  • Perejil
  • Aceite De Oliva
  • Pimienta
  • Sal

Cómo hacer pastel de patata, calabaza y calabacín

1. Prepara las hortalizas

Despunta el calabacín. Pela las patatas y la calabaza, y elimina las semillas de la última. Lava las hortalizas y sécalas. Córtalas, con una mandolina, en láminas de 2 mm de grosor.

1. Prepara las hortalizas

2. Pica las hierbas aromáticas

Mientras precalientas el horno a 180º, lava el tomillo y el perejil. Reserva una ramita de tomillo para decorar y pica bien finas las hierbas restantes.

2. Pica las hierbas aromáticas

3. Monta el pastel

Unta con aceite un molde rectangular de paredes bajas apto para horno, con un pincel de cocina. Cubre el fondo con láminas de calabaza, añade una capa de patata y luego una de calabacín. Rocía con un hilo de aceite entre una capa y otra, condimenta con sal y pimienta, y espolvorea con una pizca de tomillo y de perejil picados. Repite las capas hasta agotar los ingredientes, terminando con calabacín.

3. Monta el pastel

4. Cuece en el horno

Hornea el pastel durante 40 minutos a 180º. Pasado este tiempo, sube la temperatura del horno a 220º y gratina 5 minutos, hasta que la superficie del pastel esté ligeramente dorada.

4. Cuece en el horno

5. Porciona y sirve

Corta el pastel en porciones individuales y repártelas en 4 platos. Decóralas con el tomillo reservado y sirve.

5. Porciona y sirve

El truco

Si quieres completar el pastel, puedes añadir una loncha de queso (havarti, emmental, gruyère...) entre las capas de hortalizas.

Consejos

  • ¿Qué hago si no tengo mandolina? Afila bien tu mejor cuchillo y saca la tabla de cortar. Corta una tira longitudinal en cada patata y hortaliza de forma que todas tengan una superficie plana sobre la que poder apoyarlas. De esta manera quedarán mucho más estables y tus cortes serán más precisos.
  • Lo bueno de este pastel de verduras es que puedes adaptarlo a aquellos ingredientes que estén de temporada o que tengas en la nevera. Tomate, berenjena, incluso zanahorias. Cortadas muy finas y colocadas de forma alterna con el resto de ingredientes, el resultado será espectacular en cualquier caso.
  • Ojo con la patata porque tarda algo más en hacerse que el calabacín o la calabaza. Procura que las tiras sean bien finitas para que las verduras no queden cocinadas de forma desigual.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla