Cena fácil y completa con huevos, salsa de tomate y pimientos

Es una receta con siglos de historia que sigue levantando pasiones. Fácil de preparar y totalmente deliciosa, la shakshuka es perfecta como plato único o para una cena completa

Marta Sánchez
Marta S. Galindez

Colaboradora

Shakshuka
Istock
4 personas

3

(23 votos)

Dieta:

Mediterránea

Tipo Plato:

Segundos platos y platos principales

Precio:

€ €

Dificultad:

Fácil

A pesar de su exótico nombre, la shakshuka no es en absoluto extraña a nuestra gastronomía. Su preparación es muy similar a nuestro pisto, con ligeras variaciones e incorporando unos huevos escalfados en el propio guiso que le van de maravilla. Es un plato tradicional de la cocina magrebí, judía y de Oriente Medio, que en algunas regiones se consume para desayunar. ¡Aprende a prepararlo!

La palabra shakshuka procede del argot árabe tunecino,  y significa simplemente "mezcla". Aunque son muchos los países y culturas que se atribuyen su origen, es muy probable que esta receta se empezara a preparar en la España del siglo XV.

La razón es sencilla: España fue el primer país al que llegaron los pimientos y los tomates, procedentes del recién descubierto continente americano. Actualmente es un plato popular en Turquía, Yemen, Israel, Palestina y Marruecos, entre otros países, en donde se prepara con ligeras variaciones. 

Ingredientes paraCena fácil y completa con huevos, salsa de tomate y pimientos

  • 6 huevos
  • 1 kg de tomate triturado
  • 40 ml de concentrado de tomate
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento amarillo
  • 1 cebolla
  • Salsa harissa
  • 25 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de cilantro seco
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo
  • Ramitas de cilantro fresco
  • Sal y pimienta negra

1. Rehoga las verduras

Pica la cebolla en trozos pequeños. Lava y corta los pimientos, y trocéalos también. Rehoga la cebolla en el aceite o hasta que se quede transparente; añade los pimientos, salpimenta y pocha todo durante 10 minutos, a fuego medio.

2. Añade las especias y el tomate

Precalienta el horno a 200 grados. En la sartén, baja el fuego y añade todas las especias, excepto la canela y el cilantro fresco. Cocina 5 minutos, agrega la harissa y guisa 10 minutos más. Es el momento de añadir el concentrado de tomate y el tomate triturado; deja que se hagan a fuego lento durante 10 minutos, para integrar los sabores.

3. Agrega los huevos y hornea

Si la sartén no es apta para horno, pasa la shakshuka a una fuente y haz seis agujeros en ella con un cucharón. Casca un huevo dentro de cada uno y hornea entre 7 y 9 minutos, hasta que las claras estén cuajadas y las yemas, líquidas. Antes de servir, reparte abundante cilantro fresco picado y sirve bien caliente.

Antes comentábamos la similitud de esta receta con nuestro pisto tradicional. La preparación no solo se diferencia en la incorporación de los huevos, sino también en el uso de hierbas y especias como el cilantro, el comino, el pimentón, la canela y la salsa harissa. Estos ingredientes le aportan un sabor intenso y exótico que merece la pena probar.

¿Te apetece dar un paseo gastronómico por el Mediterráneo? Anímate a preparar una pastela marroquí de pollo con frutos secos, un sabroso menemen (receta de huevos a la turca) o un guiso de ternera al estilo griego. Tres platos diferentes, con un sabor muy especial y que gustarán a todos. 

¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla