Esta tarta es el sueño de los reposteros con prisa. Se hace en un santiamén, con solo dos ingredientes baratísimos y encima queda deliciosa. Si tienes que improvisar un postre, pero quieres quedar de lujo, esta es la solución ideal.

Los únicos ingredientes que necesitas son huevos, (en concreto solo las claras) y azúcar. Eso sí, tendrás que hacer un caramelo doradito en la sartén, verterlo en un molde y montar las claras a punto de nieve con el resto del azúcar. Cuando las tengas también en el molde, hornea y listo.

Tarta fácil con solo dos ingredientes
Para 4 personas
Ingredientes
  • 8 claras de huevo
  • 2 tazas de azúcar
Paso a paso
  1. Prepara el caramelo

    Pon a calentar en una sartén una taza de azúcar primero a fuego fuerte y cuando empiecen a formarse grumos, al mínimo. Remueve hasta que quede uniforme y vierte en el molde asegurándote de que también cubre las paredes.

  2. Monta las claras

    Separa las yemas de claras. Reserva las primeras para otras elaboraciones. Monta las segundas a punto de nieve mientras añades la segunda taza de azúcar poco a poco.

    Monta las claras a punto de nieve
  3. Lleva al molde

    Vierte el merengue en el molde con el caramelo extendiéndola bien hasta cubrir los bordes. Hazlo por tantas hasta terminar con toda la clara.

  4. Prepara el baño María

    Coloca el molde en otro molde más grande y llénalo de agua hasta cubrir aproximadamente la mitad de la altura del molde más pequeño.

  5. Hornea y sirve

    Hornea en la zona media del horno a 170º durante 30 minutos aproximadamente. Desmolda con mucho cuidado separando el camelo de las paredes del molde utilizando un cuchillo.

Un postre rápido, barato y delicioso

Lo más complicado de este postre es desmoldarlo. Su textura es suave y esponjosa y puede romperse con facilidad. La recomendación es que te armes de una espátula y mucha paciencia. Eso garantizará que salga entero del molde sin problemas ni sobresaltos.

Más ideas rápidas de postres con pocos ingredientes: