Cebolla caramelizada, la guarnición más sabrosa para cualquier receta

La cebolla caramelizada tiene muchos usos en la cocina. Puede ser un acompañamiento para carnes y pescados, pero también un ingrediente más en tostas, rellenos y guisos

Cristina Alvarez, directora de Cocina Fácil
Cristina Alvarez

Directora de CocinaFácil.com

Cargando vídeo: Cebolla caramelizada

Cocina Fácil / RBA / Cristina Alvarez

Cebolla caramelizada
Cocina Fácil / RBA / Cristina Alvarez
40 min

3

(33 votos)

Temporada:

Todo el año

Tipo Plato:

Acompañamientos

Precio:

Dificultad:

Fácil

La cebolla es un ingrediente básico de nuestra despensa. Un buen sofrito, por ejemplo, la necesita, pero también muchas carnes y pescados al horno, muchas cremas y purés, ensaladas...

Hoy, en Cocina Fácil preparamos cebolla caramelizada, que es un acompañamiento perfecto para platos de pollo, cerdo, ternera... y también pescados. Pero, además, la cebolla caramelizada es un ingrediente con muchos usos en la cocina y es capaz de transormar por completo el sabor de un plato.

Desde una hamburguesa hasta una tortilla o una tosta, la cebolla caramelizada va bien con todo. Si la tienes hecha con antelación, te puede servir  como base de un guiso (ya tendrás parte del sofrito hecha), por no enumerar la infinidad de canapés a los que le va genial esta elaboración de cebolla.

¿Cómo se hace la cebolla caramelizada?

Prepararla es tan sencillo como cortarla en plumas y cocinarla en una sartén a fuego bajo, con paciencia para que vaya soltando el agua y se vaya pochando. Cuando esté transparente, es el momento de añadir azúcar, que será el encargado de que la cebolla caramelice. Y en esta receta utilizamos también otro ingrediente que aporta un toque exquisito a la cebolla: el vinagre de Módena. Su toque ácido contrasta con el dulzor de la cebolla, te va a encantar.

Cebolla caramelizada
Cocina Fácil / RBA / Cristina Alvarez

Ingredientes paraCebolla caramelizada, la guarnición más sabrosa para cualquier receta

  • 2 cebollas grandes
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • 4 cucharadas de azúcar moreno
  • 2 cucharadas de vinagre de Módena

1. Corta la cebolla

Pela las cebollas y córtalas en plumas finas.

2. Empieza a cocinar la cebolla

Pon una sartén amplia al fuego, con un par de cucharadas de aceite de oliva. Agrega la cebolla y remueve para que se impregne del aceite. Pasado 1 minuto, salpimienta la cebolla y vuelve a remover. Sigue cocinando durante 5 minutos, removiendo de vez en cuando.

3. Agrega el azúcar

Cuando la cebolla empiece a cambiar de color, espolvoréala con el azúcar moreno y remueve. Seguidamente, pulveriza sobre la cebolla un poco de vinagre de Módena y vuelve a remover.

4. Termina la cocción

Sigue cocinando la cebolla a fuego bajo y cuando adquiera un tono tostado, retírala de la sartén y utilízala en tus recetas.

Para caramelizar cebolla puedes usar azúcar moreno, como ves en el vídeo, o azúcar blanquilla, el resultado será muy similar.

En cuanto a la variedad de cebollas ideal para preparar esta receta, no hay solo una. De hecho, cualquier cebolla (morada, blanca, chalota, cebolleta) puede ser caramelizada.

Consejo de Cocina Fácil: prepara más cantidad de cebolla caramelizada de la que vas a usar y guárdala en un tarro hermético, cubriendo la superficie con aceite de oliva para que la cebolla no entre en contacto con el aire. Así estará en perfectas condiciones durante un par de semanas, a punto para que la utilices en cualquier receta.

Y ten en cuenta que, aunque en crudo te parezca que hay mucha cantidad de cebolla (abulta mucho), al cocinarse reduce muchísimo. En nuestra receta hemos utilizado dos cebollas grandes y el resultado ha sido un bol mediano de cebolla caramelizada.

¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla