Los cocineros nos ponemos de acuerdo: dos secretos para que la ensaladilla rusa te salga perfecta

Descubre los dos trucos infalibles para lograr una ensaladilla rusa como la del mejor chef ¡en tu propia casa!

victor fernandez cocina facil
Víctor Fernández

Creador de contenido

Ensaladilla rusa casera

La ensaladilla rusa bien hecha es una delicia.

Cocina Fácil / RBA

Si hay un plato que no pasa de moda, sobre todo cuando llega el buen tiempo, ese es, sin duda la ensaladilla rusa. Un clásico en nuestras mesas. Sin embargo, lograr que esta receta salga perfecta puede ser un desafío.

Hoy, te traemos los secretos mejor guardados de dos expertos: el que os escribe estas líneas, Viti, el chef que se esconde tras “La Cocina de la Abuela” y Pablo Albuerne, el álter ego de “Gipsy Chef”, la cocina más canalla y urbanita.

Ambos coincidimos en los trucos que cambiarán tu manera de preparar este delicioso plato: ingredientes frescos y un toque final mágico. Los dos estamos de acuerdo en destacar que, el secreto de una ensaladilla rusa perfecta, radica en la calidad de los ingredientes y en un toque especial al final de la preparación.

1. Ingredientes frescos, la clave que marca la diferencia

Utiliza siempre ingredientes frescos y de la mejor calidad. ¡Imprescindible! Os aseguro que las patatas deben ser nuevas, los guisantes tiernos y las zanahorias frescas. Pablo Albuerne además, recomienda usar huevos de corral y un buen atún en aceite de oliva. "La diferencia se nota en cada bocado", asegura.

2. Prepara tu propia mayonesa casera

En las cocinas del Gipsy Chef utilizan su truco infalible: una mayonesa casera. "Hacer tu propia mayonesa marca una gran diferencia. No solo por el sabor, sino porque puedes ajustar la textura y el sabor a tu gusto", explica Pablo. Su receta incluye un toque de limón, una puntita de mostaza y una pizca de pimienta negra recién molida, lo que aporta frescura y un sabor único. En La Cocina de la Abuela optamos por añadir una yema de huevo extra a la mezcla, toque tradicional que aporta cremosidad y un color mucho más vivo.

 

Si a estos trucos le añades una preparación con mimo, nada puede fallar. Ambos cocineros coinciden en la importancia de una preparación cuidadosa. A mí me gusta cocer las verduras por separado para asegurar que cada una esté en su punto justo de cocción. Luego, las dejo enfriar completamente antes de mezclarlas. Así, la ensaladilla no se vuelve aguada.

Pablo añade que, al mezclar los ingredientes, es mejor hacerlo suavemente, para que no se deshagan. “Y la dejo reposar en la nevera al menos un par de horas antes de servirla. Esto permite que los sabores se integren bien”, explica.

3. La presentación, el toque final

Yo huyo de pretensiones y me voy a un acabado clásico. Igual que hacía mi abuela, decoro la ensaladilla con pimiento, aceitunas y huevo duro en rodajas. Os aseguro que una presentación cuidada hace que el plato sea aún más apetecible.

Pablo Albuerne abraza el minimalismo y opta por servir la ensaladilla en un recipiente pequeño, coronar con mayonesa, espolvorear con yema troceada y completar con un toque generoso de aceite y pimentón que “le da un sabor y un color que elevan la ensaladilla al siguiente nivel", asegura.

Llegado a este punto llegamos a la conclusión de que la ensaladilla rusa perfecta es el resultado de la calidad de los ingredientes, una preparación meticulosa y esos toques especiales que solo los expertos conocen. Siguiendo los consejos de La Cocina de la Abuela y Gipsy Chef, podrás sorprender a tus invitados con una ensaladilla rusa digna de los mejores cocineros. ¡Atrévete a probar y disfruta de una ensaladilla inigualable!