5 alternativas a la clásica salsa barbacoa

Si quieres un sabor familiar a la clásica bbq, puedes optar por cualquiera de estas salsas americanas y asiáticas. Te explicamos cómo hacerlas en un santiamén (si tienes los ingredientes, claro)

Salsas hermanas a la barbacoa
Carmen Alcaraz del Blanco
Coordinadora de Cocina Fácil

Existen tantas salsas barbacoas como cocineros/as la elaboren. En nuestra Escuela de Cocina compartimos nuestra receta favorita, la más infalible, pero si quieres una alternativa que puedas emplear por igual en una barbacoa o bien te sirva para macerar, pincelar o mojar carnes o pescados, te ofrecemos cinco ideas. Dos son variaciones regionales de la salsa barbacoa estadounidense y las otras tres son primas lejanas que proceden de Asia. Lo suyo es que acabes probándolas todas, porque están para comerse a cucharadas...

Salsa barbacoa blanca al estilo de Alabama

La salsaAlabama o salsa barbarcoa blanca al estilo de Alabamaes un emblema en todo EEUU. Es cremosa, suave y de color blanco porque sustituye el kétchup por mayonesa.

La receta más rápida y más efectiva es 1 taza de mayonesa, dos cucharadas soperas de vinagre de manzana, 3 cucharadas de agua, 1 cucharada de worcestershire, media de sal, media de ajo en polvo, media de pimienta y cuatro gotas de salsa picante tipo tabasco.

Hay expertos que optan por añadir azúcar, mostaza y zumo de limón.

Salsa barbacoa cajún o de Lousiana

La gastronomía cajún es una de las cocinas más reconocidas e identitarias de EEUU, vinculada a las preparaciones lentas, potentes y sabrosas de la comunidad emigrante que le dio nombre. Se elabora con tomate, cebolla, ajo, pimiento y apio picados, vinagre, azúcar o melaza, pimentón dulce y picante, pimienta blanca y negra, comino, orégano, tomillo, laurel, caldo y zumo de limón. Exceptuando la melaza, podría ser perfectamente una salsa mediterránea, ¿verdad?

Salsa tonkatsu

En Japón la salsa tonkatsu se emplea para marinar los alimentos antes de asarlos, y también para acompañar algunos platos o para mojar. A la base de kétchup o salsa de tomate, salsa worcestershire y azúcar se le agrega mirin (vino de arroz con poco alcohol), sake, salsa de soja, jengibre y ajo rallados. Es deliciosa y cada vez más popular con un plato de pollo que lleva su nombre, consistente en tiras de pechugas rebozadas en panko regado con esta salsa.

Pollo rebozado con salsa
iStock

Salsa hoisin

En China preparan la peculiar salsa hoisin, que quiere decir salsa de marisco, aunque no lleva marisco, ni tampoco tomate, sino salsa de soja fermentada, aceite de sésamo, azúcar y/o miel, guindilla o salsa picante, ajo, vinagre de arroz y pasta de sésamo o maicena. Es una salsa oscura y espesa, de sabor agridulce muy potente y bastante salada, por lo que hay que tomarla en dosis pequeñas.

Se usa para glasear asados de carne y aves, como el famoso pato laqueado, y también como aderezo para condimentar el relleno de los rollitos de primavera o de los típicos panes bao. En Vietnam se la conoce como salsa negra y, además de servir para caramelizar el pollo a la parrilla, se toma con la tradicional sopa pho de ternera.

Salsa bulgogi

En Corea, sin embargo, la salsa bulgogi solo se emplea para marinar carnes (ternera, buey, cerdo, pollo, pavo y pato) antes de cocinarlas. Lleva salsa de soja, mirin, ajo, cebolleta, azúcar moreno y/o miel, aceite y semillas de sésamo, salsa picante, pimienta negra y pera nashi, una fruta asiática de sabor dulce y refrescante que más parece una manzana.

¿La quieres hacer tú? Trituras todos los ingredientes (no te olvides de pelar los vegetales antes), mezclas esta preparación con la carne cortada en tiras y la dejas marinar en la nevera, tapada, al menos 3 horas. Luego la escurres ligeramente, la salteas en un wok con unas gotas de aceite de sésamo, o la asas 3-4 minutos en la barbacoa y ¡lista para comer! No hace falta ni que la condimentes la carne, porque después de macerarla con esta salsa te quedarán más tierna y sabrosa que nunca.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?