Ideales para cerrar por todo lo alto una comida especial o una celebración, estos tubitos de trufa de queso con polvo de oro conquistarán tu paladar y el de tus invitados. Quedan crujientes, llamativos y con un relleno tan suave y cremoso que será imposible comer solo uno. Prepara más de la cuenta porque están tan ricos que, a la que los sirvas, desaparecerán en un santiamén.

Para realizar los cilindros, coloca tres láminas de pasta filo una encima de otra, córtalas en rectángulos y ve formando los tubitos con cuidado. Te recomendamos que untes los bordes con un poco de mantequilla. Así no se abrirán. Luego, una vez formados, disponlos en la rejilla del horno (en lugar de la bandeja) y colócalos entre las barras de metal con la parte solapada hacia abajo para que, mientras se hornean, mantengan la forma redonda. Te quedarán perfectos.

Con la pasta filo se pueden elaborar un sinfín de postres. Prueba, por ejemplo, los milhojas de nectarinas, las tartaletas con crema y frutos rojos o el apple strudel con salsa de caramelo.

Ingredientes paraTubitos de trufa de queso crujientes

  • 6 hojas de Pasta Filo
  • 300 gramos de Queso Blanco Para Untar
  • 75 gramos de Cacao En Polvo
  • 30 gramos de Mantequilla
  • Polvo De Oro

Cómo hacer tubitos de trufa de queso crujientes

1. Forma los cilindros

Superpón las hojas de pasta filo de 3 en 3 y córtalas en tiras alargadas de unos 12 cm. Unta el borde con un poco de mantequilla fundida y enrolla las tiras, con cuidado, para formar unos cilindros huecos. Córtalos por la mitad y deja reposar unos minutos.

1. Forma los cilindros

2. Mezcla el queso con el cacao

Vierte 2 cucharadas colmadas del queso para untar sobre el cacao y mezcla bien. Luego, ve añadiendo el resto del queso, removiendo hasta que se integre. Pon esta preparación en una manga pastelera con una boquilla lisa y fina, mejor de las que hay especiales para rellenar.

2. Mezcla el queso con el cacao

3. Cuece los tubitos

Precalienta el horno a 180°. Pincela los tubitos con el resto de la mantequilla fundida, ponlos en la placa forrada con papel sulfurizado e introdúcelos en el horno. Cuécelos entre 2 y 4 minutos, vigilando que no se quemen (según el tipo de horno, se harán un poco antes o tardarán unos minutos más).

3. Cuece los tubitos

4. Rellénalos con la trufa

Retíralos entonces y deja que se enfríen del todo. Rellénalos con la mezcla de queso y chocolate, con cuidado de no romperlos. Sírvelos, si quieres, espolvoreados con el polvo dorado.

4. Rellénalos con la trufa

Variantes para los tubitos de trufa de queso

  • Estos tubitos se pueden rellenar con mermelada de naranja, de frutas del bosque
  • Si no encuentras polvo de oro, espolvorea los tubitos con cacao en polvo o azúcar glas.
  • A la mezcla de queso y cacao puedes agregar un granillo de almendra o unas nueces picaditas.
  • En lugar de pasta filo, usa una lámina de hojaldre.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla